Francisco contra los lujos en el Vaticano

papa_francisco

El Papa no quedó muy contento al ver las imágenes de la lujosa comida a la que asistieron religiosos, empresarios y periodistas italianos en el Vaticano durante la reciente canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.

 

El Papa Francisco se enojó mucho después de que un medio italiano (L`Espresso) adelantase en su página de Internet una parte de una nota que publicará mañana y en la que se muestra a unos 150 invitados que participaron de una fiesta en la terraza de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos que costó alrededor de 18.000 euros y que ocurrió tras la ceremonia de canonización del 27 de abril.

“No puedo revelar lo que ha dicho (el papa). Le he informado y sólo puedo decir que no ha quedado muy contento, por usar un eufemismo. Pero puedo asegurar que estos episodios no volverán a producirse”, señaló el cardenal Giuseppe Versaldi, presidente de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos, a un programa del canal de televisión “Italia1” emitido anoche.

Según los medios locales, el cardenal Versaldi aseguró que desconocía la celebración de la fiesta en la terraza de la prefectura que preside y que únicamente le habían pedido permiso para que algunas personas pudieran acceder a la azotea para asistir a la ceremonia de santificación de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.