El domingo en el que 50 millones de personas se quedaron sin luz

Foto: Rafael Mario Quinteros

Afectó a casi todo el país y partes de Uruguay, Brasil y Chile. Fue por una falla en el sistema de protección de la red de interconexión eléctrica. 

Cualquier apagón quedará eclipsado por la referencia histórica este domingo, 16 de junio de 2019, cuando 50 millones de personas se quedaron sin suministro eléctrico en simultáneo, producto de una falla en el sistema de protección de la red de interconexión eléctrica. Y no sólo fue un corte masivo sino que rellenó un triángulo de acontecimientos con peso propio: elecciones en cuatro provincias, una tormenta irrefrenable y el Día del Padre.

16-06-2019 Elecciones en Formosa . Gildo Insfran votando en la escuela de Laguna Blanca
foto MARCELO CARROLL

Así lo vivieron millones de argentinos –todos, menos los habitantes de Tierra del Fuego- y miles de personas en localidades de Brasil, Chile y Uruguay. Más tarde o más temprano, por las pocas vías de comunicación que quedaron en pie (boca en boca,radio con pilas, teléfono fijo con cable, celular agonizando con un resto de carga…), la gente se fue enterando de que a las 7.07 se había cortado el suministro eléctrico.

En Córdoba, a través de su cuenta de Twitter, la Empresa Provincial de Energía informaba que “por una falla ajena a EPEC, en 500 kv del sistema interconectado nacional, operado por Transener, se producía una restricción con cero tensión que afectaba a gran parte del país, incluida Córdoba”.

El apagón masivo generó inmediata preocupación al sector de salud, pero los médicos trabajaron con generadores y baterías que poseen los distintos nosocomios como alternativa frente a una situación de estas características.

El Gobierno de Córdoba llevó calma sobre el funcionamiento de los hospitales públicos. A través de un comunicado, destacaron que se estaba brindando atención en todas las áreas, pese al corte de energía generalizado en varias provincias del país.

“Los hospitales provinciales cuentan con generadores y/o con baterías para seguir prestando servicio, sobre todo en áreas críticas, como terapias y guardias. Desde el Ministerio de Salud, junto con el Ministerio de Gobierno, se está distribuyeron gasoil para los generadores. Los equipos de salud están dando respuesta a la demanda”, indicaban fuentes oficiales.

La información por los canales oficiales se fue precisando con el paso de las horas, pero no fue variando demasiado. Ya a las ocho de la mañana circulaba que el conflicto había sido en alguna parte del Litoral, escenario dominado por el imponente complejo hidroeléctrico Yacyretá, cuya gestión comparten la Argentina y Paraguay. También se especulaba con alguna falla en la represa de Salto Grande, de gestión argentino-uruguaya. El problema no fue de ninguna de las dos sino, más bien, en el medio.

Recién pasadas las tres de la tarde, Gustavo Lopetegui, a cargo de la cartera de Energía, anunció que hubo una falla (cuyo origen no fue aún especificado), que a su vez generó una reacción informática de replegamiento para evitar un conflicto mayor, lo que dio lugar al corte de luz masivo propiamente dicho.

Así, como todo fue producto de una reacción de las computadoras que rigen el SADI, la energía podía restablecerse en etapas. Por eso pasadas las 11 muchos usuarios volvieron a tener luz. Y, de hecho, la Secretaría de Energía informó que había comenzado el “proceso de normalización”. Al mediodía se hablaba ya de un 40% de usuarios con suministro recompuesto.

Buenos Aires 16 de junio 2019 el barrio de boedo vecino sin luz
foto Rolando Andrade Stracuzzi

En tanto, el país entero aguarda que en 48 horas se difunda un informe preliminar con más especificaciones, en línea con lo que el propio Lopetegui prometió: “Las empresas tienen que presentar un informe de que ocurrió en ese momento. Entonces, CAMESA, que hace el despacho de la energía eléctrica, va a hacer el análisis de todo y ahí sabremos por qué ocurrió este evento extraordinario y quiénes son los responsables“.

Sin embargo, no parece aventurado hablar de una falla en el sistema de seguridad, explicó Cristian Folgar, economista especializado en energía y servicios públicos: “Fueron dos eventos: uno normal y otro anormal. El primer evento, que es una falla en el sistema de transmisión, es usual. Pasa todo el tiempo y normalmente no nos enteramos… mucho menos en un día de energía ‘holgada’, como pasaba en ese momento”.

“El segundo evento, en cambio, fue inusual, porque cuando hay una falla, el sistema de protección tiene sacar de generación una parte de la oferta energética, pero no a toda la oferta”, explicó, y concluyó: “Habrá que ver qué hizo que se descontrolara el sistema de protección. Tienen que averiguarlo para que no vuelva a pasar”.