El Gobierno quiere cobrar un impuesto a los usuarios de Netflix

Como AFIP no puede retenerle a las empresas radicadas en el extranjero, la alícuota será a cargo del consumidor. También se aplicará para otras plataformas virtuales como Spotify y Uber.

Después de las elecciones, el Gobierno Nacional enviará al Congreso una reforma tributaria, en un intento gradual de bajar la carga impositiva que pesa sobre las empresas. Pero con esta iniciativa, que el Gobierno promete para 2018, al parecer el que vuelve a salir perjudicado es el consumidor final.

El proyecto está a cargo del Ministerio de Hacienda y tendrá un capítulo especial para la “economía digital” o “colaborativa”, para gravar el uso de plataformas como NetflixSpotify, AirbnbUber, entre otras. Y, como se trata de empresas radicada en el exterior, “deslocalizadas”, el impuesto se le retendrá al usuario.

Así lo expresó el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, en diálogo con la prensa. “La reforma tributaria comprende la economía colaborativa”, dijo, y agregó: “Cuando se produce la ‘deslocalización internacional’, el que paga el impuesto debe ser una persona, porque si no, no hay manera de cobrarlo”.

En resumen, como Afip no puede cobrarle el impuesto a las empresas inscriptas en el extranjero, esa retención va a correr por cuenta del consumidor. Entonces, ahora en el cobro por tarjeta de crédito del servicio vendrá también incluida esta alícuota, que todavía no dieron a conocer el monto.

Un hotelero, por ejemplo, paga tributos que ni Airbnb ni quienes alquilan a través del sitio no abonan. Lo mismo sucede con Uber. En este caso, el sitio de transporte obligó a sus choferes a inscribirse en el monotributo.

Algo distinto sucede con Mercado Libre, por ejemplo. La plataforma tiene domicilio en el país, paga IVA sobre sus comisiones y opera como agente de retención para los vendedores que usan el portal.

Según el titular del fisco, existen experiencias en otros países en las que se grava directamente al consumidor. Citó a Colombia. En Argentina, la Ciudad de Buenos Aires y Santa Fe avanzaron con Ingresos Brutos, luego de pasar por las legislaturas distritales. Santa Fe le cobra 3,6% de Ingresos Brutos a las plataformas audiovisuales y destina un cuarto de ese dinero a financiar industrias culturales.

Otros países también le cobran impuestos a este tipo de servicios. En Estados Unidos, algunos estados cobran un canon de entre 6 y 9 por ciento. Algo similiar sucede en Canadá.