Las confesiones de Usain Bolt: sexo, drogas y violencia familiar

El velocista jamaiquino multicampeón mundial, lanzó su autobiografía titulada «Como el Rayo», donde cuenta la historia de su vida. Entre los fragmentos más destacados, el moreno habla de la relación con sus padres, las mujeres y el consumo de sustancias prohibidas. Además, destaca una noche de fiesta con Heidi Klum y Sandra Bullock.

Con sus tan solo 27 años, Usain Bolt, o como lo han llamado muchos, el hombre más rápido del mundo, a sido nuevamente noticia. Esta vez no es por batir ningún récord, sino por las infidencias que salieron a la luz sobre su vida íntima. La historia del jamaiquino es contada en su autobiografía titulada «Como el Rayo», libro en el cual habla de su familia, las mujeres, el sexo y las drogas.

En uno de los extractos del texto, el velocista habla de su relación con las mujeres, contando que nunca le costó relacionarse con ellas, pero todo cambió cuando se consagró en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. «Podía elegir a las que quisiera. Fue un sueño hecho realidad. Yo tenía 22 años y me daba la impresión de estar en una tienda de golosinas», expresó Bolt.

El moreno cuenta que su entrenador, Glenn Mills, le quiso prohibir el sexo por ser una mala influencia para su rendimiento en las carreras. «Si lo hubiera hecho, me volvía loco. Yo lo tenía claro: para ser rápido y ganar a lo grande, a veces hay que darle caña». El atleta destaca su noche de fiesta con la modelo Heidi Klum y la actriz Sandra Bullock. «Nos fuimos de fiesta, la pasamos genial, bailamos y bebimos champán…pero no pasó nada. Aunque sinceramente habría estado genial», asegura el «Rayo».

En otro de los fragmentos, se refiere a su familia y afirma que puede hablar de todo con ellos, aunque dice que siempre su padre salta el tema de la vida sexual de ellos. También, relata que tiene un hermano pequeño,  Sadiki, y una hermana mayor, Christine, y todos son de madres diferentes. Sin embargo, se sincera y confiesa que su papá lo golpeaba: «me pegaba cuando yo era niño y hacía travesuras, con el cinturón o con la mano. Dolía, y yo lloraba, pero me ha permitido saber la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal».

Con respecto a las drogas, el campeón tuvo un paso muy fugaz y contó que sólo lo probó una vez y no le gustó. «Sólo fumé un porro cuando era niño y me parció asqueroso, me arrepentí de inmediato», expresa el hombre récord de los 100 metros.

Otra noticia interesante sobre Bolt, es que ha sido elegido como finalista del trofeo al Mejor Atleta Mundial del año, mediante una encuesta elaborada por la IAAF, junto con el fondista británico Mo Farah y el saltador de altura ucraniano Bohdan Bondareko. Los ganadores (hombre y mujer) recibirán sus trofeos durante la Gala del Atletismo, que se celebrará en Montecarlo el próximo día 16 de noviembre.

 

Por Darío Rizzi

@dariorizziok