Uno por uno de la selección: la noche en la que las figuras brillaron por su ausencia

perdimos1.jpg_35960795

El rendimiento individual fue muy bajo; lo más destacado estuvo en la zaga central.

 

La selección perdió la final de la Copa América. Si bien fue por penales, Chile fue superior a la Argentina en todo el partido. El equipo de Gerardo Martino casi no pudo entrar en juego, Messi no brilló y las situaciones de peligro hoy faltaron. Nicolás Otamendi y Martín Demichelis fueron los dos mejores de la celeste y blanca.

Sergio Romero (5): le convirtieron los cuatro penales que le patearon en la serie. En los 120 minutos fue poco su trabajo, pero en esas situaciones que Chile generó, el uno respondió bien. Coronó una buena Copa América, pese a la derrota en esta final.

Pablo Zabaleta (4): los dos laterales de la selección jugaron un flojo partido. No fue esa rueda de auxilio para el ataque y sufrió mucho en el retroceso. Chile jugó con muchos hombres en ataque y en varios pasajes quedó solo contra dos de la Roja.

Martín Demichelis (5): volvió a ocupar el lugar de Ezequiel Garay y, junto a Otamendi, fue de lo mejor del equipo. Bien en el mano a mano, aunque muchas veces salió lejos y mal a algunos cruces.

Nicolás Otamendi (6): fue el mejor de la cancha en la Argentina. Fuerte de arriba, cortó mucho, sobre todo en el segundo tiempo. Completó un buen torneo pese a la derrota.

Foto: Reuters

Marcos Rojo (4): volvió a jugar un flojo partido. Chile aprovechó mucho su sector. Casi no pasó al ataque, excepto en alguna jugada aislada del segundo tiempo. No fue un buen torneo para él.

Lucas Biglia (5): como todo el mediocampo, se vio superado por el manejo y el control de Chile. No logró ser el primer pase de otros partidos ni una salida limpia para el equipo.

Javier Mascherano (5): Fue el símbolo de la entrega. Corrió mucho, pero una vez más no alcanzó. Además terminó el partido lesionado, al límite.

Javier Pastore (4): pidió mucho la pelota, pero falló en casi todas. No logró ser el socio de Messi, ni entrar en contacto con los otros dos delanteros. Se fue reemplazado en el segundo tiempo, cuando peor jugaba.

Lionel Messi (4): Desconectado del equipo, el equipo no fue funcional a su forma efectiva de juego, si bien por momentos apareció, la marca intensa de chile y la falta de asociación de juego de sus compañeros hicieron que sea discreta su actuación. Para la Pulga fue otro traspié con la celeste y blanca.

Sergio Agüero (5): como en toda la Copa, tuvo que pelear con los centrales, casi todo el tiempo de espaldas al arco. En el primer tiempo Bravo le sacó el gol de cabeza y en el segundo se fue reemplazado por Higuaín.

Angel Di María (4): siempre corriendo por izquierda, tuvo algunas conexiones con Messi, pero no llegó a ser tan desequilibrante como en otros partidos. Aguantó sólo 28 minutos en cancha. En una corrida de casi 40 metros, se fue lesionado.

Suplentes:

Ezequiel Lavezzi (4): le tocó entrar casi a los 30 del primer tiempo por la lesión de Di María. Tuvo mucho más metido en la marca que en el ataque, uno de los pedidos que le hizo el DT.

Gonzalo Higuaín (3): el Pipa reemplazó a Agüero con el objetivo se servir como pivote, bajar pelotas para las subidas de Messi y Lavezzi. Jugó un muy mal partido. Coronó su mala actuación con un penal que pateó a las nubes.

Ever Banega (3): ingresó en lugar de Pastore. No terminó de ser el equilibrio necesario en mitad de cancha. Falló el tercer penal de la serie, un tiro débil que atajó Claudio Bravo.