Presupuesto de la Municipalidad de Córdoba para 2019

Para el 2019, el municipio incrementa el Impuesto Inmobiliario en un 12,4% para cumplidores, hasta un 36% para el que no lo es.

Si bien no hay suba de alícuotas para el sector productivo y comercial, el alza de los mínimos es de 39%. Sostiene el ahorro corriente y el gasto en salud, educación y obras. Renegocian gatillo con Suoem. Sin cambios para Comercio e Industria

El proyecto de Presupuesto de la Municipalidad de Córdoba para 2019 incluye un alza de 36 por ciento en la tasa que grava a los inmuebles mientras que no prevé cambios en el gravamen sobre el comercio y la industria.

Los datos fueron anticipados ayer por el secretario de Economía, Hugo Romero, en el marco de la presentación de los proyectos de Presupuesto, Código Tributario y Ordenanza Tarifaria Anual (OTA) para 2019.

“Enviamos el Presupuesto 2019 para su tratamiento en el Concejo. Voy a sostener el plan de inversión de obras, el equilibrio fiscal, el premio a los contribuyentes cumplidores y la disminución de la presión fiscal, aportando a una ciudad más competitiva”, dijo por las redes sociales el intendente Ramón Mestre. Y no se privó de una chicana al Gobierno provincial que ayer presentó su pauta para 2019.

“¡Ni caramelos, ni marketing!

Recibimos por más de una hora en reunión de trabajo a periodistas con preguntas abiertas, sin letra chica, ni omisiones. Explicamos en detalle el presupuesto para comunicar mejor a los vecinos. Gobierno abierto, transparencia y rendición de cuentas”, disparó Mestre, en referencia a los caramelos con los que el ministro Osvaldo Giordano graficó ayer el Presupuesto provincial.

“Para 2019, el municipio incrementa el Inmobiliario en un 12,4% para cumplidores, y hasta un 36% para el que no lo es. No entiendo cómo el Gobierno de la Provincia realiza un revalúo impositivo que aumentará en promedio 53,66% el Inmobiliario. Una salvajada al bolsillo de todos”, cerró el jefe comunal. Más allá de las posiciones políticas y los mensajes cruzados, la pauta municipal 2019 tiene similitudes y diferencias con la provincial, más allá que ambas administraciones tengan diferentes obligaciones.

Por lo pronto, prevé erogaciones por 33,5 mil millones de pesos, 27,1 por ciento mayor que la que se terminará ejecutando este año.

En materia de ingresos, incluye una suba de 36 por ciento en el Inmobiliario. Con todo, Romero aclaró que para quien alcance todos los beneficios incluidos para distintas modalidades de pago, la suba será de sólo 12,7 por ciento. Romero destacó que no se aplica un revalúo y que los cedulones llegarán con esas subas, diferenciando el fuerte incremento que aplicará la Provincia en la materia. Al 10 por ciento del contribuyente cumplidor, se sumará un 10 por ciento extra por pago de la media cuota anual. También habrá cuatro por ciento de rebaja por pago por medio electrónico. Esos últimos dos beneficios se mantienen aun si el contribuyente no es cumplidor, esto es, si mantiene deudas pendientes.

“Hay una mejora en los beneficios”, recordó Romero a Comercio y Justicia.
En cuanto al principal tributo que impacta en las cuentas del municipio, no habrá cambios de alícuotas. Concretamente, la tasa que grava a la actividad Comercial, Industrial y de Servicios se mantiene sin variantes.

Allí radica la otra diferencia con la Provincia que comenzó a reducir de manera gradual Ingresos Brutos, una obligación similar a la que tiene el municipio. En todo caso, habría que analizar la incidencia de uno y otro sobre la presión fiscal al comercio y la industria.Sí, en cambio, habrá un aumento de 39 por ciento en los mínimos para ese gravamen. “Es menor que la inflación acumulada”, recordó Romero.

En cuanto al Automotor, al igual que en el caso de la Provincia, se ajustará por el valor de los vehículos que registraron un alza contundente con relación al año pasado.
El resto de las tasas retributivas de servicios tendrá un ajuste en torno a 36 por ciento, indicó el funcionario.

Obras con recursos propios

Respecto al gasto, el principal que involucra al personal, tendrá un aumento por cláusula gatillo aunque modificada (ver aparte). Las erogaciones destinadas a los agentes públicos municipales llegarán a 49,9 por ciento del total de gastos previstos para 2019. Su evolución, por el impacto en las erogaciones totales, es clave para la sostenibilidad del Presupuesto.

En tanto, del 50 por ciento restante del gasto, 30 por ciento irá a Salud y Educación. “De cada 100 pesos de gastos, 30,5 van a Salud y Educación”, graficó Romero. De ese monto, la Provincia aportará 8,17 pesos (por los convenios específicos firmados oportunamente) y el resto llegará por fondos propios. En cuanto a la obra pública, el monto a invertir llegará a 6.772 millones de pesos. “Se mantendrá el ritmo de ejecución”, aclaró el titular de Economía. Esos fondos se pagarán mayoritariamente con recursos propios provenientes del ahorro corriente (ver gráfico) que llegará a 4.660 millones de pesos y que Romero destacó como clave en el marco de un Presupuesto “responsable”.

El resto de los fondos para la obra pública de solventará con remanentes de ejercicios anteriores (concretamente quedan 39 millones de dólares del bono emitido oportunamente) y eventualmente con nuevos endeudamiento, por apenas 313 millones de pesos.

Queda claro que la comuna no espera que la Nación aporte fondos para cubrir ese frente pese a que oportunamente asumió compromisos para diferentes proyectos. También sorprende que no se piense cubrir las obras con toma de deuda. En ese marco, será clave mantener el ahorro corriente. Si esa variable no se sostiene, todo el andamiaje quedará en la teoría.

Deuda

En cuanto a la toma de deuda, el funcionario aclaró que se mantienen los 650 millones de pesos para emisión de Letras del Tesoro y eventualmente un margen para refinanciar pasivos vigentes. La comuna tiene aún un remanente de 120 millones de pesos para emitir una nueva serie de Letras este año pero en principio no sería utilizada, aun teniendo pendientes compromisos claves como el pago de sueldos y aguinaldos de diciembre con el impacto de la cláusula gatillo que, con la inflación prevista, suma presión sobre el gasto y frente a una recaudación que no crece en la misma proporción.

Romero le quitó trascendencia al tema de la deuda y dijo que los compromisos pendientes no generan preocupación. De hecho, prevé erogaciones para atender esos pagos por 849,6 millones de pesos para el año próximo.

Si bien no lo mencionó, la diferencia con la Provincia en ese marco es sustancial producto de la creciente toma de deuda que prevé el Gobierno de Juan Schiaretti.

Renegocian cláusula gatillo con el Suoem

El municipio aplicará un criterio diferente para el aumento de salarios para 2019. El acuerdo desde el año próximo contempla que los sueldos ajusten por inflación pero no cada mes y respecto al mes anterior sino con relación al bimestre previo. Por ejemplo, si la inflación es de dos por ciento tanto en enero como en febrero, los municipales cobrarán cuatro por ciento de aumento con los haberes de marzo a percibir los primeros días de abril. La diferencia, que parece sutil respecto a la vigente, no es menor porque permite a la comuna eludir un gasto importante que aplicaba casi en tiempo real.
Asimismo, el cambio incluye que las subas tendrán como límite las posibilidades que brinde el Presupuesto. Ese tope es ciertamente difuso. La comuna espera no tener que aplicar ese cepo.
El nuevo acuerdo ya habría sido aprobado por el Suoem.