Caos y miles evacuados por el temporal en el centro del país

temporal cba13

Clases suspendidas, calles anegadas y paralización del transporte público es el panorama que se repite en las provincias de Córdoba, Santa Fe, San Luis y Santiago del Estero debido a un nuevo temporal. 

 

La provincia mas castigada por el temporal es Córdoba, en donde se registran unos 2000 evacuados y poblaciones importantes aisladas por tierra, como Jesús María, que sufrió la caída del puente Bailey que la conectaba con su vecina Ascochinga.

El “desastre meteorológico”, tal como lo definieron los funcionarios, comenzó el 16 de febrero pasado con la caída de casi 400 milímetros de agua en 12 horas en la zona de las Sierras Chicas, mientras que el miércoles pasado, otro temporal afectó el noreste provincial, especialmente las localidades de Balnearia, Idiazábal y San Justo.

Las tormentas causaron además nueve muertos, la última de ellas, una adolescente de 14 años que era buscada desde hace seis días, fue encontrada ayer por la tarde en aguas del río Suquía.

Las lluvias que se suman a las de los últimos días, hicieron que unas 2.000 personas fueran evacuadas, 850 en Idiazábal; 400, en Balnearia; 200, en Jesús María; 120 ,en Capilla del Monte y La Cumbre; 60, en Bell Ville; 40, en Colonia Caroya y 30, en Hernando, entre otras, según se informó.

La alusión de las autoridades a que nuevas localidades se vieron afectadas por las lluvias que cayeron entre el lunes por la noche y el martes a la madrugada se debe a que, además de Idiazábal y Balnearia, ya damnificadas desde el miércoles pasado, se sumaron Villa de Totoral y San Marcos Sierra, entre otras.

Cabe recordar que el cuerpo de Aylen Villacorta, de 14 años, la joven que era buscada desde hace cinco días cuando fue arrastrada por las aguas de un río en cercanías de la localidad de La Calera, fue hallada ayer por bomberos del grupo especial GES en el río Suquía en cercanías del puente Los Carolinos, en Villa Warcalde, al norte de la capital provincial.

Santa fe, la otra provincia bajo el agua

El temporal afectó también a la provincia de Santa Fe, en donde fueron evacuadas unas 400 personas, la mayoría en la capital provincial, pero también 100 en Recreo, 15 en Monte Vera, 25 en Santo Tomé, 30 en Rafaela, 30 en Colonia Cello, 8 en Coronda, y 6 en Esperanza.

El intendente de Santa Fe, José Corral suspendió las actividades públicos y comercios en la capital provincial cerraron sus puertas, mientras que también se suspendieron las clases y la circulación del transporte público ya que se habían registrado 132 milímetros de agua caída y unas 380 milímetros acumulado en seis días.

En la provincia permanecieron aisladas por tierra,a raíz de diversos cortes de rutas provinciales, las localidades de Aurelia, Santa María del Norte y La Eustolia, donde sólo se podía llegar por helicóptero, mientras que también están aislados parajes rurales cercanos a la localidad de Villa Minetti, en el norte provincial.

San Luis y Santiago del Estero también sufrieron el temporal

En San Luis, los pueblos de Lafinur y Los Cajones, situados en el límite con Córdoba, permanecen aislados y todos los habitantes, unas 600 personas, debieron ser evacuados por la crecida del río Conlara.

También están afectados por la crecida de ríos y arroyos las ciudades de Candelaria, Luján, Corcarán, entre otras, en los departamentos de Ayacucho, Chacabuco y Junín.

La situación también es crítica en Santiago del Estero, donde aún permanecen evacuadas unas 600 personas, el 60% de ellos niños, en los barrios del sur de la capital provincial como América del Sur, Villa Coy, Ejército Argentino e Islas Malvinas, en donde hay gente en el techo de las viviendas que se niegan a ser evacuadas, informaron autoridades de Defensa Civil.

Indicaron además que en la zona “no se sufría una inundación semejante desde el año 1974 y que cayeron 200 milímetros en horas, la misma cantidad que cae en siete meses”.

Además en el interior provincial hay unas 1.100 afectados, mientras se intentan reforzar los terraplenes de los ríos Dulce y Salado para evitar nuevos desbordes.

Fuente: Télam