El hecho ocurrió en un restaurante de México cuando un impresionante ventarrón levantó por el aire las estructuras donde jugaban los chicos. Una nena de 7 años resultó gravemente herida.

Todo sucedió en el área de recreación de un restaurante en San Luis Potosí, en México, donde una potente ráfaga de viento hizo volar por los aires a todos los juegos inflables en los que varios menores se encontraban jugando el pasado domingo

Fátima Monserrat, de 7 años, “voló” al interior del inflable hasta caer al suelo desde algunos metros de altura, afuera del jardín, con un duro impacto en la cabeza que le causó un edema cerebral.

“Por las condiciones de la niña por el momento no puede ser trasladada y los gastos están impactando fuertemente a mi familia”, explicó Karen Valdez, prima de Fátima, quien junto a sus otros familiares iniciaron una colecta para el tratamiento urgente de la pequeña en una clínica privada.