Una cañería de dos metros de diámetro sufrió una gigantesca rotura que destruyó una calle ubicada en el centro de Kiev, en Ucrania.