El Banco Central australiano anunció las novedades de este papel: permite a las personas ciegas identificarlo, además de mejorar los niveles de seguridad para así prevenir falsificaciones.