Madre difundió el video de la muerte de su hijo en moto como advertencia

David Holmes circulaba a alta velocidad en Norfolk, Inglaterra, cuando un auto se cruzó en su camino. La madre busca evitar futuros accidentes. LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD
Tenía 38 años cuando salió de una reunión en King’s Lynn (Norfolk) y tomó la carretera A47. Llevaba una cámara en el casco, que registró la totalidad de su corto viaje esa tarde de junio de 2013.

David Holmes había ido juntarse con algunos amigos y compañeros de trabajo. En el video, se observa cómo saludó con sus manos para uno y otro lado.

Entonces atravesó un portón y salió a toda velocidad. Circuló algunos metros y se cruzó al contracarril para sobrepasar con notable rapidez a otra moto y a dos autos que no iban lo suficientemente rápido.

Más adelante, sobrepasó a un automovilista más e iba una velocidad tan grande que no llegó a ver el enorme letrero escrito con pintura blanca en la calzada, que decía “SLOW” (Disminuya la velocidad). En ese momento, superaba los 160 kilómetros por hora.
La señal no estaba azarosamente allí. Alertaba sobre un cruce que permitía a los conductores de la mano contraria cruzar para doblar a la derecha.

El conductor del Renault negro jamás se percató de que un motociclista se aproximaba a toda velocidad, así que dobló como si el camino estuviera despejado. Cuando Holmes se dio cuenta de lo que había ocurrido, la colisión era ya inevitable.

El video del accidente quedó en manos de la Policía de Norfolk, que pidió autorización a la familia de la víctima para difundirlo. Tras procesar la muerte de su hijo, Brenda entendió que era necesario mostrárselo al mundo, y lo hizo días atrás.

“La familia de David ha visto el video y siente necesidad de prevenir más muertes en nuestros caminos. Es su deseo que estas imágenes sean difundidas para hacer que los motociclistas y los automovilistas piensen seriamente sobre la seguridad en los caminos”, advierte una leyenda al comienzo de la secuencia.

La Justicia consideró que ambos fueron responsables de lo ocurrido. Holmes por exceder el límite de velocidad, y el conductor del Renault por imprudencia, ya que reconoció que no había visto al motociclista ni al automovilista que venía detrás a velocidad normal. En abril de este año fue procesado.