El dólar accesible y la compra anticipada de pasajes impulsan viajes de argentinos al exterior

Por las fuertes compras entre agosto y octubre del año pasado, a $ 9 el dólar y hasta 18 cuotas, aumentó el turismo emisivo este año. Se espera que se modere en el segundo semestre.

A pesar de la fuerte devaluación de diciembre, los viajes de argentinos al exterior continuaron creciendo a altas tasas, apalancados por la fuerte preventa registrada entre agosto y octubre de 2015, con un dólar más barato.
En el primer semestre del año, el turismo emisivo creció nada menos que un 22,3%, con respecto a igual periodo de un año atrás, a 1,7 millón de personas, según los datos de la Encuesta de Turismo Internacional (ETI) difundida ayer por el Indec.
El crecimiento fue mayor en el primer trimestre que en el segundo: los viajes fuera del país a través de Ezeiza y del Aeroparque Jorge Newbery aumentaron 27,4% y 16,8% interanual, respectivamente, con una clara incidencia de las ventas anticipadas en 2015 para viajar durante este año, sobre todo en los primeros cuatro o cinco meses del año. Con un dólar a $ 9 y las expectativas ciertas de devaluación con el cambio de Gobierno, muchos aprovecharon para comprar viajes de antemano, y así asegurarse vacaciones a un menor costo.
“Definitivamente, el año pasado fue un festival de ventas. Las agencias vendieron muchísimo para este año, con un dólar subsidiado y la facilidad de compra en 12 a 18 cuotas. En segmentos medios y medio-bajos fue muy aprovechado”, explicó Arturo García Rosa, presidente de RHC Latin America y de HVS Argentina. “Seguramente, durante el segundo semestre no se verá este crecimiento. Hay gente que sigue saliendo de viaje; aunque el dólar aumentó, para cierto poder adquisitivo alto aún es bajo. Puede llegar a crecer, pero mucho menos que en el primer semestre”, proyectó García Rosa.
La cantidad de pernoctaciones creció 25,7%, a 24,46 millones de noches; la estadía promedió así 14,4 noches, un 2,8% más que en la primera parte de 2015. Más allá de las salidas de argentinos, en el sector sigue preocupando la caída en el arribo de extranjeros en el país.
En el semestre, llegaron 1,08 millones de visitantes del exterior por Ezeiza y Aeroparque, un 7% menos que en igual lapso de 2015. “Brasil duplica el promedio de caída e incide mucho, porque aporta entre un cuarto y un tercio de los turistas que llegan. La recesión, devaluación y pérdida de poder adquisitivo de Brasil afectó mucho. En Chile hay desaceleración de la economía y también se devaluó, con una pérdida de poder adquisitivo importante. La caída está muy ligada a las condiciones económicas de países vecinos, que aportan gran parte de los viajes, y a que aún no se reactiva el turismo de negocios, deprimido desde hace dos o tres años”, explicó Santiago Berraondo, vicepresidente Senior de JLL Hoteles Sudamérica.
García Rosa coincidió. “El receptivo sigue sin reaccionar, es más lento de lo que se suponía. En viajes de placer estamos un poco caros, la inflación se comió la devaluación y la situación es aún dura. A eso se suma la crisis de Brasil. Y los viajes corporativos, que se estimaba iban a crecer en este segundo semestre, recién se moverán en 2017, sobre todo desde marzo. Será la palanca del turismo, hay muchísimo interés afuera por la Argentina para hacer negocios, pero la llegada de inversiones y viajes se demoró porque hay muchos ruidos todavía”, comentó García Rosa.