A tener cuidado: cae el consumo y aumenta la venta de sustitutos

Las ventas de productos alimentarios “puros” disminuye y se hacen fuertes los “a base de…”. Estos últimos se encuentran camuflados en las góndolas y crecieron un 8%.

A pesar de que el consumo sigue en caída libre, debido a la crisis económica dsl país y  la inflación galopante que el Gobierno  no puede frenar, crece en el sector alimenticio la venta  de productos sustitutos: queso rallado que no es queso, yogurt que sólo tiene una pequeña parte de yogurt, leche que en realidad no lo es, embutidos 100% de pollo que tienen más papa que pollo, y así muchos más.

Existe una infinidad de productos “a base de”, sustitutos económicos de mercancías base pero en versiones alternativas que se encuentran camuflados en las góndolas. Por ello hay que revisar y leer bien los envoltorios de lo que llevamos, ya que podemos estar comprando algo que pensamos es una cosa y termina siendo otra.

¿Estrategia de mercado, estafa, engaño o alternativa económica para el consumidor? No sabemos cuál es la respuesta, pero hay que tener precaución ante la venta de estos insumos, más que todo por los nutrientes que tienen (o mejor dicho no tienen) y los aditivos con los que están hechos, ya que pueden afectar a la dieta diaria.

Según un relevamiento del Centro de Almaceneros de Córdoba, la venta de estos productos sustitutos aumentó 8% en agosto respecto del último año, en un contexto de caída generalizada de las ventas. “Mientras el consumo del conjunto de lácteos cae 17,7% en un año, crecen ahora las ventas de productos a base de leche, o productos a base de yogurt que no contienen el 100% de los nutrientes necesarios para el cuerpo”, advierte Vanessa Ruiz, gerente de esta organización que está inquieta por la extensión del fenómeno.

“Estamos preocupados por la aparición y la extensión de estos productos ‘a base de’ leche y otros, que no hacen más que esmerilar el consumo de lácteos. Ya veníamos con un consumo ‘planchado’ en lácteos, estos productos ya repuntan 8% y son productos económicos que no contienen el 100% de los nutrientes necesarios”, expresó la ejecutiva de Almaceneros.

Se trata de mercadería que promete algo que no cumple, que engaña. “Eso es lo que dota de gravedad al tema”, alerta Ruiz. “Todo el tiempo están apareciendo nuevos productos, las empresas trabajan para eso y obviamente que están aprobados por la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos) y certificados. Pero acá se roza la delgadísima línea del engaño, que el código alimentario argentino prohíbe cuando especifica que en las presentaciones no debe caber duda alguna de qué alimento se está presentando”, advierte.

Esta última afirmación es la que abre la posibilidad de acciones de las cámaras empresariales de la distribución contra la proliferación de estos productos.

Compartir
Darío Rizzi
Cordobés, 30 años, Licenciado en Comunicación Social. Jefe de Redacción de la Edición General en Córdoba Times. Community Manager // Twitter: @dariorizziok // email: dario@cordobatimes.com