“Ghosting”, la nueva manera de poner fin a una relación

Cortar la comunicación para poner fin a una relación no es algo que se ha inventado ahora, pero si es un fenómeno que se ha extendido en los últimos años. Ghosting es actualmente la forma más utilizada para cortar una relación.

Según los expertos en psicología, citados por la BBC, el Ghosting tiene consecuencias negativas tanto para quién lo hace y como para quién lo sufre. Se trata de terminar una relación sin enfrentar al otro, cortando la comunicación, bloquearlo de las redes sociales, en definitiva borrarse sin dejar rastros.

Por un lado, la persona que ha sido dejada sufra la fase de duelo. En ella comienza a pensar qué ha podido hacer mal para llegar a esta situación. En cuanto a la persona que pone en práctica el ghosting, esta también puede sentirse culpable y con remordimientos por haber actuado de una manera tan brusca.

Según una encuesta realizada por YouGov, el 11% de los encuestados habían hecho ghosting a alguien, y el 13% decía haber sido víctima. Otro estudio, en este caso de la revista ‘Elle’, un 26% de las mujeres un 33% de hombres afirmaron haber sufrido y puesto en práctica esto.

Los expertos aseguran que el ghosting se produce porque la persona en cuestión quiere evitar el conflicto porque se siente incómoda con la reacción que su pareja pueda tener. Además, esto puede llevar a que se acentúen inseguridades a la hora de tener una relación.

La psicoperapeuta estadounidense Elisabeth J. LaMotte cree que para mucha gente acabar con una relación es incómodo. “Pasamos mucho tiempo socializando a través de las redes sociales y cada vez nos sentimos más incómodos con el contacto interpersonal”, asegura LaMotte. “Ello hace que acabar con una relación sea más complicado, porque cada vez tenemos menos práctica en hacerlo”.

Experiencia dolorosa

“Cuando se analiza la psicología de los que practican el ghosting, en algunos casos uno ve que han sido heridos por gente que consideran más importantes que ellos mismos y que han sufrido rupturas de relaciones que no han procesado correctamente”, comenta LaMotte.

“Para la persona víctima del ghosting, puede ser una experiencia muy dolorosa. El rechazo causa dolor. Y el ghosting es un rechazo vago que hace que el proceso de duelo de la ruptura se alargue”.

La experta aconseja: “Si alguien lo ha sufrido varias veces, examine sus elecciones de pareja, ya que hay que respetarse a uno mismo y no caer una y otra vez en el mismo patrón”.