Las paredes de la ciudad de Córdoba se han convertido en una fuente inagotable de figuras y color. Desde hace un tiempo, por iniciativa de la Agencia Córdoba Cultura, se apoya el arte urbano para embellecer esos muros anodinos y transformarlos en manifiesto de poesía.

Las últimas novedades vienen del Parque de las Tejas, donde el pasado fin de semana el muralista Pablo Harymbat -Gualicho- dejó plasmados dos nuevas pinturas.

Con su arte crea nuevos mundos en base a formas orgánicas y mecánicas, que resultan en ciudades retro futuristas y personajes ambiguos, reflejo de arquetipos y conflictos humanos.

En los próximos días, se instalará un mural hecho por el artista Marcos Acosta junto a estudiantes de la Escuela Provincial de Cerámica Fernando Arranz. La particularidad de este trabajo es que se incorpora la cerámica esmaltada como soporte de la obra, que se titula Sobrevuelo.

http://www.gualicho.cc/