Controlan el brote de dengue en Córdoba

El ministro de Salud reportó que no se encontraron nuevos casos en la última semana y sólo tres en la anterior. Desde la cartera sanitaria se insiste en que la principal medida de prevención es el descacharrado en los hogares.

Luego de la reunión de la Sala de Situación en el marco del Plan de Contingencia de Dengue y Chikungunya, el ministro de Salud Francisco Fortuna informó que sólo se reportaron tres casos nuevos de dengue durante la semana epidemiológica 17 y ningún caso en la última semana, de manera que continúa la tendencia descendente con respecto al pico del brote. “Por lo que podemos decir que la situación de brote está controlada”, indicó.

El Comité reportó que el total acumulado desde el inicio del brote es de 165, incluyendo los casos que fueron encontrados en forma retrospectiva y que se suman a la semana epidemiológica correspondiente a cuando inician los síntomas.

El ministro reconoció la labor articulada entre la Provincia, el municipio y la Nación desde el inicio del brote, y agradeció a todo el sistema sanitario por la respuesta ágil y la actuación apropiada para el manejo de la situación: “Hubo un gran compromiso de brigadas de Epidemiología, que recorrieron casa por casa las 642 manzanas incluidas en los bloqueos de foco. También fue muy ágil la labor del Laboratorio Central y de toda la red de centros de salud, sobre todo de los públicos, en la notificación de casos”.

Fortuna detalló que hubo 1.013 casos de síndromes febriles reportados desde el inicio del brote (en el mes de marzo), de los cuales el 90% provino del sector público.

“Estábamos preparados para esta contingencia, se trabajó de forma muy correcta, siguiendo los protocolos recomendados, con la búsqueda activa de febriles, los bloqueos de foco, los monitoreos aédicos y las fumigaciones, además de las campañas de difusión y las actividades de prevención y promoción. Todo este trabajo dio como resultado que el brote pudiera ser contenido en la ciudad de Córdoba, mayormente en barrio Observatorio, y que no se propagara hacia otras ciudades”, resumió el funcionario.

El Comité también brindó en la reunión los resultados del monitoreo aédico realizado a fines de abril, en conjunto con el Centro de Entomología de la Universidad Nacional de Córdoba, que arrojó un índice de vivienda de 18,7.

Esto significa que de cada 100 viviendas visitadas, en más de 18 se encontraron larvas del mosquito Aedes Aegipty, transmisor del dengue y de la chikungunya. En este sentido, agregó Fortuna, que “tenemos que insistir en lo importante que es el apoyo de las familias en la prevención de posibles criaderos; seguimos encontrando recipientes que acumulan agua en los patios y es fundamental que sigamos trabajando para cambiar eso”.