¿Cuántas horas de sueño necesitamos?

consejos para dormir

La National Sleep Foundation, radicada en Estados Unidos, se dedica a mejorar la salud de las personas a través de consejos que hacen a un “buen dormir” y que ayudan a adquirir un hábito a la hora de descansar. Esta vez, un estudio de la Institución nos revela cuántas horas de sueño necesitamos para afrontar el día de manera saludable.

 

Para evitar ojeras y desgano y lograr levantarnos con energía y una sonrisa, la Fundación National Sleep nos recomienda las horas de sueño óptimas para las diferentes edades de nuestras vidas. No todas las personas requieren de los mismo y no todas las edades que vamos atravesando nos exigen un igual descanso, pero el estudio revela en líneas generales qué debemos tener en cuenta para tener una vida saludable.

La National Sleep Foundation prescribe para los recién nacidos, hasta los 3 meses, entre 14-17 horas de sueño por día, aunque si se duerme entre 11 y 13 horas también es aceptable. Un descanso de más de 18 horas por día no es aconsejable. A medida que los bebés crecen, desde los 4 a los 11 meses, se recomienda dormir entre 12 y 15 horas al día.

Para los niños de 1 a 2 años, la Fundación estima que deben dormir entre  11 y 14 horas al día, no menos de 9 ni más de 16 horas, lo que sería perjudicial.  Para los niños en preescolar, de 3 a 5 años,  se estiman de 10 a 13 horas como lo correcto, mientras que para los niños en edad escolar, se recomiendan entre 9 y 11 horas diarias.

Respecto a los adolescentes, hasta los 17 años, se aconseja un promedio de 10.08 horas. Para los adultos jóvenes, de 18 a 25 años, entre 7 y 9 horas al día sería lo correcto, al igual que para los adultos hasta los 65 años.Si se supera esa edad, lo ideal se estima entre 7 y 8 horas al día.

Pero el tiempo dedicado a descansar no es el único factor que influye si buscamos tener una vida saludable, la Institución recomienda además, para la hora del sueño, mantener un horario para dormir, hacer actividad física durante el día, mantener buenas condiciones de luz, ruido y temperatura en la habitación, cuidarse de la cafeína y de las siestas, evitar alcohol, cigarrillos y cenas pesadas, y por último, apagar los aparatos electrónicos que nos rodean.

Foto: Getty Images