El riesgo de sufrir un infarto disminuye a las 24 horas de haber dejado de fumar

dejar de fumar

El tabaco mata a casi seis millones de personas cada año, de las cuales más de 5 millones son o han sido consumidores del producto, y más de 600.000 son no fumadores expuestos a humo de tabaco ajeno.Lo asegura la Organización Mundial de la Salud, que afirma que el tabaco mata hasta a la mitad de quienes lo consumen.

 

Hay que hacer lo posible por dejarlo y hacerlo ya. De los efectos inmediatos de abandonar el tabaco da una idea este dato: el riesgo de infarto cardiaco disminuye a las 24 horas de dejar de fumar. Sin fumar, la agudeza de los sentidos, como el olfato y el gusto, mejora a las 48 horas; y la función pulmonar aumenta un 30% a los 15 días.

Además, los beneficios de abandonar este consumo se notan desde los primeros 20 minutos de apagar el último cigarrillo ya que, en ese momento, la presión arterial consigue bajar a su nivel normal, la frecuencia cardiaca disminuye y la temperatura de las manos y los pies aumenta hasta valores normales. A las ocho horas, el monóxido de carbono en sangre se reduce hasta alcanzar su nivel normal, al igual que la concentración de oxígeno en la sangre.

Ahora bien, no es hasta el segundo día cuando las terminaciones nerviosas se acostumbran a la ausencia de nicotina y hasta los 30 días cuando el pulmón mejora la capacidad para limpiarse y disminuyen las infecciones, ya que baja la sensación de ahogo y fatiga. A los cinco años, el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca es igual al de los no fumadores y el de enfermedad pulmonar disminuye a la mitad.

Finalmente, la recuperación total se produce a los 10 años de abandonar el tabaco, siendo el riesgo de muerte por cáncer de pulmón similar a los que nunca han fumado. En otras palabras, no hay un nivel de consumo seguro. A partir de 1 cigarrillo al día los riesgos de padecer enfermedades en el futuro se disparan. Como ejemplo señalan que se ha comprobado un aumento del riesgo de enfermedades coronarias en fumadores esporádicos. Lo mejor es dejarlo del todo. Si se fuma poco resultará también más fácil dejarlo.

Por Europa Press.

Compartir
Martín Velasco

28 años. Comunicador Social // Twitter: @tinkavelasco // email: martinvelasco@cordobatimes.com