Hacer la dieta mediterránea podría prolongarte la vida

[cycloneslider id=”36398″]

Hacer la dieta mediterránea podría ser la clave para que vivas más. Esto según un nuevo estudio dirigido por Immaculata De Vivo, profesora adjunta en el Brigham and Women’s Hospital de Boston y en la Facultad de Medicina de Harvard.

 

Consiste en comer alimentos de un menú que es rico en vegetales, frutas, nueces, granos y guisantes, granos sin refinar, aceite de oliva y pescado. Mantiene los lácteos, las carnes y las grasas saturadas al mínimo. Y puedes tomar una copa de vino tinto en la cena sin romper la dieta.

La dieta mediterránea es fácil de encontrar en los mercados, contiene nutrientes que se sabe  que aumentan la longevidad y tiene otros beneficios para la salud, y que son respaldados por estudios científicos contrastados.

El brócoli forma parte de la lista porque es uno de los alimentos más ricos en nutrientes; solamente tiene 30 calorías por taza. Eso significa que con cada ración, consumes una gran cantidad de fibra y polifenoles que sacian el hambre; estos son antioxidantes que desintoxican tu cuerpo de los químicos que dañan las células.

Los médicos sugieren usar aceite de oliva en lugar de mantequilla para preparar tus comidas. Un estudio español encontró que la dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen redujo la incidencia de importantes problemas cardiovasculares entre los pacientes que tienen un historial de enfermedad cardíaca.

La quinoa es el popular grano integral del día porque también contiene una buena dosis de proteína que ayuda a desarrollar tejido muscular. Sin embargo, incluir cualquier tipo de grano integral en tu dieta, desde cebada hasta arroz integral, te ayudará a perder peso, ya que obtienes una sensación de saciedad con menos calorías.

Los arándanos a menudo son mencionados como un tipo de súper alimento, porque estudios han demostrado que ayudan en todo, desde combatir el cáncer hasta reducir los niveles de colesterol. Pero todas las bayas, entre ellas las frambuesas, las fresas y las moras, contienen antioxidantes y fitonutrientes. ¿Estás preocupado por el precio de la fruta fresca? Los expertos dicen que la congelada también es buena.Estudios han demostrado que ayudan en todo, desde combatir el cáncer hasta reducir los niveles de colesterol. Pero todas las bayas, entre ellas las frambuesas, las fresas y las moras, contienen antioxidantes y fitonutrientes. ¿Estás preocupado por el precio de la fruta fresca? Los expertos dicen que la congelada también es buena.

El salmón es también una buena fuente de proteína magra. Con esta dieta, los médicos sugieren comer pescado al menos dos veces por semana. El salmón proporciona una alta dosis de ácidos grasos omega 3, los cuales disminuyen significativamente el riesgo de padecer enfermedad cardíaca, de acuerdo a estudios realizados. Los ácidos grasos omega 3 actúan al reducir la inflamación y desacelerar la formación de placa en los vasos sanguíneos.

Frijoles, el fruto mágico; cuanto más lo comes, más… adelgazas. Los frijoles negros, colorados y blancos, al igual que los garbanzos son una buena fuente de fibra y proteína. Te sacian y te proporcionan sustancias que te ayudan a desarrollar músculo sin la grasa que la carne puede agregar a tu comida.

Comer un desayuno rico en proteínas es una buena manera de mantener el hambre a raya a lo largo del día. Los huevos contienen gran cantidad de colina, un nutriente que ayuda a bloquear la absorción de grasa en el hígado. La colina también puede ayudar a prevenir la pérdida de memoria.

La espinaca es una buena fuente de hierro, el cual es un componente clave para los glóbulos rojos que alimentan nuestros músculos con oxígeno y energía. Sin embargo, investigadores en Suecia identificaron otra manera en la que estas verduras podrían mantenerte activo: los compuestos que se encuentran en la espinaca en realidad incrementan el rendimiento de nuestras mitocondrias, las fábricas que producen energía dentro de nuestras células.

Las nueces tienen una gran cantidad de triptófano, un aminoácido que tu cuerpo necesita para crear la serotonina que te hace sentir bien. (De hecho, investigadores españoles encontraron que quienes comen nueces tienen niveles más altos de este regulador natural del estado de ánimo). Otro incentivo: “Los digieres lentamente”, dice el Dr. David Katz, director del Prevention Research Center de Yale. “Esto contribuye a la estabilidad del estado de ánimo y puede ayudarte a tolerar el estrés”.

El espárrago es una de las mejores fuentes vegetales de ácido fólico, una vitamina B que podría ayudar a mantenerte alejado de una depresión mental. “El ácido fólico es importante para la síntesis de los neurotransmisores dopamina, serotonina y norepinefrina”, dice el Dr. David Mischoulon, profesor adjunto de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard. Todos estos son cruciales para el estado de ánimo.

El Vino: No es un requisito beberlo en esta dieta, pero si bebes alcohol, beber vino tinto en cantidades moderadas puede ser bueno para tu salud. Por cierto, la moderación significa que lo recomendable es una copa para las mujeres y dos para los hombres. Estudios demuestran que el vino tinto puede ayudar a proteger contra las enfermedades cardiacas.