Desde la Iglesia aseguran que la sociedad se cansó de la “inoperancia de las fuerzas de seguridad y de la Justicia”

Lozano_Jorge_obispo.jpg

Jorge Lozano, presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, se mostró de acuerdo en analizar una reforma del Código Penal y alertó por la “descomposición social”.

 

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y obispo de Gualeguaychú Jorge Lozano, se mostró contrario a las golpizas a los delincuentes, pero sostuvo que la justicia por mano propia se suceden porque “hay un hartazgo y un cansancio de la inoperancia de las fuerzas de seguridad y de la Justicia”.

Además el prelado analizó que las palizas a los delincuentes en los últimos días “ha habido una especie de contagio como en el espíritu de la patota” en la que “empieza uno y sigue el otro y cada uno va a aportando lo peor de sí mismo”.

Lozano manifestó que “es bueno” analizar una reforma del Código Penal ya que “una de las situaciones con que la gente está molesta, y con razón, es con el accionar de la Justicia”.

El titular de la Pastoral Social, en declaraciones a radio Continental evaluó que en el país “hay un individualismo creciente” y una “naturalización de la pobreza” lo que “es un riesgo muy serio de descomposición social”.

También aseguró que “la droga es uno de los elementos para entender la violencia de los delitos” ya que “muchos se cometen bajo la influencia de algún tóxico, de alcohol o de drogas que hacen que algunos delincuentes controlen menos sus impulsos”.

Afirmó que “tenemos una Justicia demasiado lenta” por lo que “es bueno una reforma del Código Penal que le pueda dar a la Justicia herramientas más ágiles en la resolución de los delitos”.