Macri recibió a creadores de un dispositivo que provee agua potable y energía

El presidente Mauricio Macri recibió a Gustavo Becker y Franco Páez Lauricella, dos diseñadores industriales que desarrollaron un dispositivo portátil que provee agua potable, energía eléctrica y fuentes térmicas para cocción en zonas desfavorables.

El encuentro se realizó en la Casa Rosada en que también participó el secretario de Emprendedores y PyMEs de la Nación, Mariano Mayer.

El “Proyecto SER” (Sistema de Energía Rural) es uno de los 15 ganadores de la iniciativa “Emprendé ConCiencia” que lanzó el Ministerio de Ciencia junto a la Fundación INVAP con el propósito de resolver problemáticas cotidianas a través de la tecnología, la ciencia y la innovación.

“Emprendé ConCiencia” convocó a los estudiantes a vincular el mundo académico con el sector productivo mediante iniciativas que aporten valor social.

El dispositivo, que tiene paneles solares y un termotanque de 15 litros, utiliza luz natural, sal, agua de lluvia y humedad nocturna para transformarlos en energía -que puede abastecer celulares y netbooks – agua para consumo y calor para cocinar.

Pocos recursos, mucho valor

Proyecto SER tuvo su origen como tesis de grado de la Universidad Nacional de Córdoba. La propuesta institucional desafió a los entonces estudiantes a vincular el mundo académico al sector productivo mediante una iniciativa que aporte valor social. Luego de su graduación, dos años atrás, los diseñadores siguieron trabajando para trascender el andamiaje universitario y convertir la iniciativa en un emprendimiento viable.

“Nuestro objetivo es actuar en la etapa temprana de la educación, cuando el cerebro tiene el mayor crecimiento y necesita tener acceso al conocimiento para desarrollarse. Con energía, queremos acortar la brecha tecnológica y de conocimiento”, dice Gustavo Becker, co-founder de Box Synergy, la firma creadora del proyecto.

El Sistema de Energía Rural (SER) ofrece electricidad para que los chicos puedan cargar las netbooks o los smartphones que usan para estudiar. Además de luz solar, utiliza sal, agua de lluvia y humedad nocturna para luego transformarlos en agua potable, energía eléctrica y fuentes térmicas para cocción.

Según detalla Becker, el dispositivo cuenta con paneles solares que pueden ser de 36, 100 o 150 watts y una batería. Asimismo, contiene un proceso de filtrado de agua (con arena y grava) que incluye una tecnología conocida como electrólisis de sal: por la acción de una corriente eléctrica, se separan moléculas de sal (NaCl) y agua, convirtiéndolas en el cloro que potabiliza el agua para su consumo. Esto implica el uso de sal de mesa común, un recurso disponible y de bajo costo para las comunidades.

SER tiene una vida útil de 15 años. Durante ese período, dice Becker, “el producto es capaz de entregar hasta 25.000 litros de agua, 5.500 cargas de smartphones y, aproximadamente, entre 10.000 y 15.000 infusiones calientes”. También, contiene un termotanque de 15 litros, y capacidad de almacenaje para entre 30 y 35 litros de agua . “El sistema puede generar ciclos de consumo. La misma agua que consumís, por ejemplo, para lavar los platos, se vuelve a potabilizar”, agrega el diseñador.

Si bien aún no están comercializando, Becker adelanta que están trabajando en convertir el dispositivo en un sistema inteligente: “Nuestra próxima meta es desarrollar una aplicación donde, a través de sensores, podamos mensurar la potabilización del agua, cuándo hay que cambiar un filtro, si la batería o un panel solar no funcionan. Y, por medio de ella, poder comunicárselo al ente que se dedique al mantenimiento”.