El incremento de la actividad en la construcción ayudó la mejora de un 5,9% en la industria

La cifra pertenece a julio en la comparación interanual. Es el tercer crecimiento mensual consecutivo de la actividad manufacturera en lo que va del año, según los datos de organismo estadístico. El sector textil, la producción de caucho y plástico y el petróleo siguen en baja.

El nivel de actividad de la construcción avanzó 20,3% durante julio en relación con igual mes del año pasado, lo que traccionó con fuerza para que el sector industrial registrara una mejora de 5,9% durante el mismo período, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con estas subas, la actividad de la construcción aumentó 8,9% en lo que va del año, mientras que la actividad fabril acumuló una suba de 0,8%.

Antes de que se conocieran estos resultados, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en una carta a los industriales, sostuvo que en lo que va del año el crecimiento de la actividad “fue secuencial y heterogéneo. Primero arrancó la agroindustria y, como consecuencia, las pick ups fueron los autos más vendidos durante 2016, lo que traccionó la industria automotriz. Luego la construcción, y comenzaron a levantar sus insumos: acero, aluminio, cemento. De a poco todos los sectores fueron despegando”.

Esto se vio reflejado en los datos del Indec de julio, que muestran que el aumento de la actividad industrial estuvo signado por un alza de aquellas actividades vinculadas, justamente, con la construcción, como es el caso de la producción del acero crudo (hierros para la construcción), que subió 12%; aluminio, 9,2%; y minerales no metálicos, 15,2%.
A esto se sumaron otros incrementos, tales como los de la producción automotriz -que subió durante julio 2,5% interanual, y 5,8% en lo que va del año-; y la metalmecánica, el 15,8 % interanual y 6,8% acumulada.

Por el contrario, el sector textil continuó en baja, con una merma de tres por ciento en julio y de 12,9% en lo que va del año; a lo que se suma la producción de caucho y plásticos, con una baja de 5,4% y 1,4% acumulado, y del rubro petróleo, con una reducción de 0,2% en el mes y 1,9% en el acumulado de los siete primeros meses del año.

Cabrera destacó en su misiva a los industriales que “el problema de Argentina no son las importaciones sino las exportaciones. Exportamos poco. Tenemos que salir a vender los productos argentinos al mundo. Hay un mercado de 6.000 millones de habitantes a los que satisfacer y el talento y la calidad como para hacerlo”.

Expectativas

En tanto, el Indec también consultó a los empresarios sobre cómo ven el desarrollo de la demanda interna hasta octubre inclusiva.

En este sondeo, 38,7% de los encuestados prevé un aumento, contra 11,8% que anticipa una merma, mientras que el restante 49,5% anticipa un ritmo estable en la actividad.

Entre las firmas exportadoras, 28,8% de las encuestas anticipan una suba en la demanda, contra 14,1% que vislumbra una disminución, mientras que el restante 57,1% no anticipa mayores cambios.

Obra privada y pública

En tanto, en el sector de la construcción, las expectativas reflejan un amplio optimismo, ya que 36% de los empresarios que se dedican a la obra privada cree que la actividad aumentará hasta octubre inclusive y el restante 64% no anticipa mayores cambios.

Un panorama similar se reflejó entre los que realizan obras públicas, de los cuales 52% estima un crecimiento en la actividad, sólo 4,2% prevé una disminución, y el restante 43,8% no prevé mayores cambios.

La superficie a construir, registrada por los permisos de edificación otorgados en 41 municipios, tuvo en julio una suba de 11,3% con relación a junio y una suba de 31,4% en comparación a igual mes del año pasado.

En lo que va del año, la superficie cubierta autorizada acumulada registró una suba de 8,9% con respecto a enero-julio del 2016.

Consultados los empresarios sobre qué políticas incentivarían al sector, quienes realizan principalmente obras privadas señalaron en primer lugar las políticas destinadas a la estabilidad de los precios (25%), las cargas fiscales (21%), a los créditos de la construcción (19%) y al mercado laboral (17%), entre otras respuestas.

En tanto, los empresarios de la construcción que realizan principalmente obras públicas se inclinaron por políticas destinadas a las cargas fiscales (30,2%), a la estabilidad de los precios (21,9%), los créditos de la construcción (19,4%), entre otras respuestas
En el primer semestre del año, la cantidad de personal empleado “en blanco” en el sector de la construcción ascendió a 435.585 trabajadores, 9,9% más que entre enero y junio del año pasado.