Llegó el esperado segundo semestre: qué pronostican los economistas

36

Expertos de distintas tendencias se expresaron de cara a lo que resta del 2016 en materia económica. Qué opinaron, entre otros, Javier González Fraga, José Luis Espert,Aldo Pignanelli, Alejandro Robba y Andrés Salles.

En este inicio del segundo semestre, en el que el Gobierno centró de inicio las expectativas para una mejora de la economía, los analistas no parecen ponerse de acuerdo acerca de cuándo realmente se concretará la esperada reactivación y la llegada de las inversiones, aunque consienten que no será ya mismo.

En ese marco, una serie de economistas opinaron sobre lo que se viene.

El ex presidente del Banco Central Javier González Fraga entendió que “el consumo va a dejar de caer en los primeros dos meses del segundo semestre y a partir de los pagos a jubilados y el grueso de los incrementos salariales se puede esperar que en el último trimestre empiece a subir acompañada por la obra pública y la inversión privada que se va a acelerar hacia fines de año”.

El economista afirmó a que “la reactivación económica se verá recién en 2017” e insistió en la necesidad de estimular el consumo “como una consecuencia y no un detonante de la inversión” al considerar que para ello el Gobierno buscó en los primeros meses de su gestión ”generar las condiciones al ajustar los precios relativos, el tipo de cambio y las tarifas”.

Por su parte, José Luis Espert, el titular de Espert Consultoría Macroeconómica, señaló que “con la política monetaria que viene llevando a cabo el Banco Central la inflación va a ser más baja en el segundo semestre que en el primero”, aunque admitió que no podía asegurar un índice de precios por debajo del 1,5% como espera el Gobierno para fin de año.

Respecto al nivel de actividad, el economista dijo que “sería una buena noticia que en el segundo semestre deje de caer el nivel de actividad económica” luego de “una primera parte del año en recesión con apenas cinco sectores en crecimiento que son la producción de soja, trigo, maíz, maquinaria agrícola y camionetas, y todo el resto en territorio negativo”.

A su vez, el también ex presidente del BCRA, Aldo Pignanelli, se expresó sobre el tema. “Es una transición muy difícil, mucho más de lo que el Gobierno creía, y ahora está pagando las consecuencias, con una ‘pata débil’, que fracasó para el Gobierno y para todos los argentinos, que es que llegará una ‘lluvia’ de inversiones. Vienen dólares, pero en condición de préstamos, de bonos de deuda. En tema del dólar nos está faltando la inversión directa y la balanza comercial, que no arranca tampoco el superávit comercial que todos buscamos”, afirmó.


Rogelio Frigerio,  ministro del Interior y economista prevé un segundo semestre económicamente más auspicioso: “La inflación va a bajar en la segunda parte del año, para lo cual el Gobierno estuvo trabajando en sus primeros 180 días, y eso se va a notar en el poder adquisitivo de la gente”.

Frigerio admitió que muchos sectores atraviesan “dificultades desde el punto de vista económico y social”, aunque subrayó que “la buena noticia es que la perspectiva es buena y en eso hay una consideración mayoritaria de los argentinos de que el futuro va a ser mejor”.

“Hay muchos argentinos que pueden sentir que viven peor, pero en la calle la gente entiende que las cosas andaban mal, que había un engaño detrás de esa percepción (de bienestar) y que había que arreglarlas. Desarmar esta bomba tiene sus costos pero la perspectiva futura es mucho mejor”, resumió el funcionario.


José Uturbey,  vicepresidente de la Unión Industrial Argentina advirtió que “más que la inflación, lo que preocupa son las condiciones para la reactivación económica y si no se hacen las cosas bien y no se ponen a trabajar en mesas de diálogo multisectoriales, es imposible que el año que viene haya una reactivación económica”.

“No veo la reactivación en el segundo semestre y en la medida del trabajo plurisectorial con orientación al desarrollo vamos a mejorar el año que viene”, enfatizó el empresario, quien insistió en la necesidad de “encarar un plan orientado al desarrollo”.

El economista Agustín Monteverde dijo que él vislumbra “un segundo semestre muy pobre” en materia de actividad económica y, aunque ve una inflación “a la baja”, pronosticó que cerrará este año en 35 por ciento, 10 puntos por encima de la pauta oficial. En tanto, para su colega Ramiro Castiñeira, de Econométrica, el problema es que “no resulta fácil la situación heredada y por eso no reacciona rápido la economía”.

Otro que opinó fue Orlando Ferreres, director de OJF y Asociados. “La situación de la economía va a mejorar pues ya no hay nuevos ajustes de tarifas, excepto el subterráneo. Eso va a bajar la inflación y permitirá recuperar el salario real. Además vienen muchos aumentos de salarios de los que se dieron en 2 etapas en las paritarias”, indicó, en diálogo con El Liberal.

Finalmente, el titular de la consultora abeceb.com, Dante Sica evaluó que recién en el tercer trimestre de este año habrá un “freno en la caída” de la economía, mientras que recién en el cuarto habrá una “tenue mejora”.

Opiniones del lado Kirchnerista

Los economistas heterodoxos Alejandro Robba y Andrés Salles, de la Gran Makro, agrupación de profesionales y estudiantes de ciencias económicas y otras disciplinas sociales con perfil kirchnerista, mostraron pesimismo de cara al segundo semestre.

Según indicaron, la economía caerá también en el segundo trimestre de 2016, profundizando la recesión reconocida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), y no hay indicios de que se recupere en lo que resta del año.

“Lo más preocupante es que no existen indicios reales -salvo la esperanza del gobierno en una lluvia de inversiones que no llega- de que el escenario cambie en el segundo semestre”, dicen los economistas en su análisis.