Anuncian tope a subas de gas para industrias y amplían tarifas sociales

Frigerio y Aranguren lo pactaron con provincias patagónicas. Hoy recibirán al resto de mandatarios y harán el anuncio. El tope a hogares se mantiene pero extienden tarifa social.

Presionado por las masivas protestas, reclamos y amparos judiciales que se multiplicaron en los últimos días en todo el país en contra de los fuertes incrementos de gas y de luz que empezaron a aplicarse a partir de abril, el Gobierno decidió dar marcha atrás con algunos aumentos de tarifas de gas y extender beneficios sociales que incluyen también la electricidad.

Hoy por la tarde los ministros de Interior, Rogelio Frigerio; y de Energía, Juan José Aranguren, anunciarán nuevas medidas para suavizar los altos impactos tanto en la industria como en las familias.

La administración de Mauricio Macri resolvió, por un lado, recortar las costosas subas para pequeñas y medianas empresas (pyme), el comercio y la industria turística. En el retroceso, un rol fundamental jugaron los gobernadores de la Patagonia; una de las regiones más afectadas con incrementos que en algunos casos superaron el 2000%.

Precisamente ayer Frigerio y Aranguren consensuaron con los mandatarios del Sur la nueva propuesta:habrá rebaja para consumos comerciales pero con un tope, en una iniciativa similar a la anunciada hace una semana para los consumos residenciales en esa zona con un límite de 400%, que no se ha modificado.

Si bien no trascendió el porcentaje para la industria, se estima que podría ser de 500%, tal como había propuesto el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez. Sin embargo, desde Nación señalaron que los números terminarán de definirse hoy con el resto de los gobernadores en una doble reunión: a las 12 los ministros recibirán a las provincias del Norte y a las 14, a las del Centro.

A las 16 está estipulado que realicen el anuncio en conjunto en la Casa Rosada.

Hace 10 días el Gobierno había oficializado un mecanismo de financiación que estableció que pymes, clubes, comercios, y entes estatales, entre otros, puedan pagar la mitad de los consumos hechos entre abril pasado y septiembre próximo entre octubre y marzo de 2017 y 2018, respectivamente. Sin embargo, aún con el plan de fondeo, las provincias denunciaron que las boletas continuaban siendo muy elevadas por lo que asfixiaba al comercio y, por ende, a la actividad, y resolvieron pedir al Ejecutivo un recorte de la tarifa plena.

En las dos horas y media de la reunión de ayer también se plantearon mayores beneficios dentro de la tarifa social tanto en gas como en electricidad. El gobernador de Chubut, Mario Das Neves (el mandatario que lideró los reclamos) anticipó que los jubilados y pensionados que cobren hasta $ 10.000, los discapacitados, los beneficiarios de planes sociales, las empleadas domésticas y los trabajadores que perciban salarios de hasta $ 12.000 quedarían exceptuados del aumento de tarifas. El chubutense subrayó que todos esos grupos sociales “quedan afuera y no tendrán ningún tipo de aumento”.

A cambio de las concesiones de Nación, los gobernadores no pondrán resistencia al tope de los consumo para los hogares que se mantuvo en 400% y de sistirán de los reclamos judiciales.