El BCRA prestó 30.000 millones al Tesoro Nacional, anticipan un exceso de pesos en la calle en enero

pesos para todos

La emisión fue el último día hábil de noviembre. Es récord incluso para un mes. Anticipan que generará un exceso de pesos en la calle en enero y complicará la guerra al blue.

La aceleración de la emisión monetaria para financiar al Tesoro de cada final de año ya está entre nosotros y llegó de una manera sorprendente. Sólo en el último día hábil de noviembre, el Banco Central (BCRA) le transfirió $ 29.868 millones al sector público, la mayor cifra de transferencias para un sólo día desde el fin de la convertibilidad. La fuerte inyección de pesos no generaría mayores inconvenientes durante diciembre, pero una vez iniciado el año próximo será una fuerza contraria a la inyección de confianza cambiaria que conseguiría el Gobierno en caso de que la colocación de un bono por u$s 3.000 millones resulte exitosa.

En procesos inflacionarios como el que vive la Argentina desde mediados de la década pasada los récords monetarios son comunes, ya que como el valor del dinero cae las cifras de cualquier balance tienden a crecer con el tiempo. Pero el récord que batió el BCRA el 28 de noviembre pasado rompe el amperímetro: el préstamo al sector público de ese día supera lo que se transfirió en todo el mes de agosto que, ya de por sí, había sido el mes de mayores transferencias al fisco desde 2002. Hasta ahora, claro.

Con el dinero que el BCRA le pasó al fisco ese día –más que nada utilidades y algo de depósitos que el Tesoro tiene en la autoridad monetaria– el financiamiento al sector público en noviembre llegó a los $ 30.637 millones, mientras que el acumulado de los primeros 11 meses subió a $ 128.587 millones.

La fuerte expansión de las transferencias al sector público no es acompañada en forma lineal por el crecimiento de la base monetaria. El circulante creció $ 1.688 millones en noviembre y $ 31.928 millones en el año, gracias más que nada a los $ 96.520 millones que el BCRA sacó del mercado a través de sus colocaciones semanales de letras y notas (también es importante el peso de los pases que restan $ 37.414 millones a la base monetaria en el año, pero que son de corta duración, por lo que pueden sumarse a la masa monetaria en cualquier momento).

“No me esperaba que le prestaran $ 30.000 millones en noviembre. Trabajábamos con una estimación de $ 50.000 millones en lo que quedaba del año (diciembre más la última semana de noviembre)”, dijo Pedro Rabasa, director de Empiria Consultores y ex BCRA durante la gestión de Redrado. “Existe la posibilidad de que esté adelantando financiamiento que se va a necesitar más tarde, pero me inclino a pensar que la estimación se quedó corta”, agregó.
En el balance del BCRA se vió, además, un crecimiento de casi u$s 12.000 millones en los depósitos del Tesoro. Ese es dinero ya traspasado al fisco pero que todavía no genera efecto monetario: o sea, préstamos a punto de ser usados.

Así las cosas, la relación entre base monetaria y reservas que el mercado paralelo ha venido tomando como norte a la hora de estimar el precio del dólar informal y los dólares implícitos en activos pasó de $ 13,60 a $ 14,40 en sólo una semana. Claro que el precio de los dólares paralelos hoy está muy por debajo de esa estimación por la serie de medidas que tomó el Gobierno para desactivar expectativas de devaluación (la colocación de bonos dollar linked, las ventas compulsivas de bonos de las aseguradoras, el swap con China, el acuerdo con cerealeras para el adelanto de divisas, entre otras).

A pocos días de una emisión de deuda por hasta u$s 3.000 millones y una oferta de refinanciación del Boden 2015 que, de ser exitosas, allanarían el perfil de vencimientos para el año próximo al tiempo que aportarían divisas frescas al BCRA, el factor monetario por sí sólo puede no ser suficiente para generar otra disparada en los precios paralelos, pero sí para contrarrestarlo hasta algún punto.

“Esto muestra que la brecha fiscal es enorme y que el Gobierno no va a hacer nada para frenar el gasto. Resta y puede generar problemas de precios en enero”, comentó Martín Polo, economista jefe de la consultora Analytica.

Fuente: Cronista.com