El Congreso convirtió anoche en ley el Presupuesto 2015

Senado de la Nación

Obtuvo 39 votos afirmativos 22 negativos. La iniciativa estima para el año próximo un crecimiento del PBI de 2,8%, una inflación de 15,6% y un dólar a $ 9,45.

 

El Senado dio esta madrugada, luego de casi diez horas de debate, sanción definitiva al proyecto de Presupuesto 2015 para el último año de gestión de la presidenta Cristina Fernández.

La propuesta del gobierno, que comenzó a debatirse a las 16 de ayer, cosechó 39 votos afirmativos del oficialismo y habituales aliados (más la senadora del Movimiento Popular Neuquino Lucila Crexell).

Por su parte, hubo 22 negativos del grueso de la oposición parlamentaria: radicales, FAP-UNEN, peronistas disidentes y macristas, (incluido el otro integrante del MPN Guillermo Pereyra), entre otros.

El proyecto fue defendido en el recinto por el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, el oficialista Aníbal Fernández, quien como miembro informante adjudicó los problemas de crecimiento argentino a cuestiones exógenas.

“La desaceleración del crecimiento global y de los socios afecta el crecimiento de nuestro país”, aseveró Fernández para luego señalar que “el canal comercial de contagio de la crisis sigue vigente”.

“Si Estados Unidos y la Unión Europea no le compran a nuestros socios, nuestros socios no crecen”, esgrimió el ex jefe de Gabinete, quien también habló al cierre en lugar del jefe de los senadores oficialistas, Miguel Pichetto.

La oposición, en cambio, rechazó la proyección de gastos y recursos, en líneas generales, con los tradicionales cuestionamientos sobre supuestas inconsistencias en la propuesta y por tratarse de estimaciones alejadas de la realidad, así como de no respetar el federalismo y de aplicar una distribución discrecional de recursos, con su consabida subvaloración para luego ser reasignados mediante DNU fuera del control parlamentario.

Así, por ejemplo, se expresó la radical Laura Montero, quien afirmó que “la industria cae, caen las reservas” y “la pobreza está golpeando la puerta de los hogares argentinos”, para sentenciar, luego, que “el crecimiento de subsidios es el talón de Aquiles del Presupuesto”, además de destacar que ese rubro creció “1.500%” en la última década.

El peronista disidente Juan Carlos Romero consideró que, en la actualidad, “el sector público es el motor de esta economía empobrecida” y ejemplificó que “el gasto público representa el 25 por ciento del PBI”.

Además, cuestionó a la Administración Central al indicar que la diferencia entre gastos presupuestados y ejecutados en 2014 para su funcionamiento fue “de 315%”.

“La Nación presupuesta una cosa y ejecuta otra. El ejecutado fue de 315% por encima de la presupuestado en 2014. Pero para las provincias el ejecutado no supera el 10% lo presupuestado”, se quejó para reclamar más federalismo.

Algo más agresivo fue el radical formoseño Luis Naidenoff, quien calificó de “cara de piedra a quienes defienden este presupuesto” y dijo que es “una irresponsabilidad política elaborar un presupuesto con estas hipótesis”, para preguntarse en forma retórica: “¿alguien puede creer que la inflación será de 15,6%?”.

El macrista Alfredo De Angeli, a su turno, calificó al presupuesto como “unitario, centralista” y aseguró que “si este país no hubiese estado contra el campo hoy habría 130 mil millones de dólares más de reservas”.

También, pidió que los recursos vayan “a las provincias como coparticipación federal”, para que “los gobernadores aprendan a administrar, porque si no es fácil ser gobernador, porque si lo hacen mal recurren a la Nación”.

La representante del Frente Cívico y Social de Catamarca Blanca Monlleau aseveró, en sintonía con el macrista, que con este presupuesto “los gobernadores se convierten en parias mendicantes del gobierno nacional”.

La iniciativa estima para el año próximo un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) de 2,8%; una inflación de 15,6%; un dólar a 9,45 pesos como promedio anual y una recaudación de 1.489.900,1 millones de pesos.

Además, proyecta exportaciones por 82.420 millones de dólares; importaciones por 73.223 millones, y un resultado comercial superavitario de 9.197 millones de dólares.

En tanto, los recursos totales para 2015 fueron calculados en 1.298.326,7 millones de pesos, mientras que los gastos totales alcanzarían a 1.347.844,6 millones de pesos, y un resultado primario con superávit de 0,9 puntos de PBI.

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web