El Banco Central ajusta más el cepo a los importadores

15

importadores

Redujo de 365 a 120 días el plazo para pagar sus operaciones por anticipado.


El presidente del Banco Central se reunió ayer con los directivos de la Asociación de Bancos Públicos y Privados (Abappra), con quienes analizó las recientes medidas y habló de “canalizar financiamiento a los sectores productivos, especialmente a las pequeñas y medianas empresas”.

Para evitar que las expectativas de devaluación aceleren las compras al exterior y se incremente la demanda de divisas en el mercado cambiario, el Banco Central decidió ayer endurecer aún más el cepo cambiario y acortar de 365 a 120 días el plazo para pagar por anticipado las operaciones de importación.

Sucede que, hasta ahora, la presunción de un salto en el dólar empujaba a muchos agentes de comercio exterior a adelantar compras que tenían previstas para el futuro y acceder así a un tipo de cambio más bajo. Frente a esto, el organismo dictó una nueva normativa que indicó que “aquellos importadores que anticipen los pagos de las operaciones de comercio exterior que realicen tendrán en adelante 120 días para acreditar el efectivo ingreso de los bienes que importaron”. Y advirtió que, más allá de esto, “se mantendrá el plazo actualmente vigente de 365 días para el caso de pagos anticipados de importaciones de bienes de capital”.

La medida será un obs-táculo más para aquellos que demandan hoy la mayor cantidad de divisas en el mercado mayorista. Desde hace tiempo, los importadores ya perciben dificultades y demoras en la aprobación de las declaraciones juradas (DJAI) que les exige presentar la Secretaría de Comercio para realizar sus operaciones. En la Cámara de Importadores estiman que, actualmente, hay más de u$s 5.000 millones de compras al exterior que fueron frenadas por el Banco Central ante la escasez de divisas.

Además, se dispuso que a partir de ahora será el Banco Central el único que podrá otorgar prórrogas a los plazos de demostración del registro de ingreso aduanero por demoras ajenas a la voluntad del importador. Hasta ayer, esa facultad pertenecía a las entidades financieras que participaban en la operación de comercio exterior.

Ayer, en tanto, se supo que las líneas marítimas que habían exigido realizar los pagos de sus importaciones en dólares y en el exterior anunciaron que, tras haber mantenido conversaciones con la autoridades del Banco Central, continuarán aceptando pagos locales en pesos (ver facsímil).

El presidente del organismo, Alejandro Vanoli, también se reunió ayer con los directivos de la Asociación de Bancos Públicos y Privados (Abappra), con quienes analizó las recientes medidas y habló de “canalizar financiamiento a los sectores productivos, especialmente a las pymes”.

En tanto, en otra comunicación, el Central resolvió que desde ahora todos los casos de repatriación de inversiones directas en el sector privado deberán realizarse con su autorización previa y la demostración del ingreso de fondos por el mercado local de cambios. “La excepción a este requisito de conformidad previa del BCRA se mantendrá sólo en los casos en que se trate de inversiones ingresadas por el mercado local de cambios y que cumplan los restantes requisitos establecidos en la normativa, entre ellos, la demostración de que la inversión registró una permanencia mínima de un año en el país”.

“Con esta medida se busca garantizar una revisión más detallada de las operaciones de acceso al mercado de cambios para el giro de los fondos por la repatriación de inversiones directas”, comentaron en el organismo. “La decisión se orienta, además, a evitar maniobras de carácter cambiario con activos reales”, completaron.

Fuente: Ambito