Prevén para 2015 el fin de autos importados

95

importados-600x288

A causa de la restricción impuesta por el gobierno nacional sobre la venta de dólares, se estima que hay stock para cuatro o cinco meses.

La falta de dólares está provocando estragos en el sector automotor. Autos que no salen terminados de la línea de producción por falta de piezas, modelos que dejan de comercializarse o se venden a pedido y proveedores del exterior que dan ultimátum a las terminales locales por demoras en los pagos. Con este escenario, que no parece tener solución en el corto plazo, se pronostica un drástico cambio en la oferta del mercado local.

“Para 2015 se venderán muy pocos autos importados en la Argentina”, aseguran en las empresas.

Pero no hablan de vehículos premium o alta gama que, por estos días, están de remate ante la caída de las ventas, como consecuencia del impacto del impuesto interno. Se refieren a todos los 0 km que llegan del exterior -grandes, medianos y chicos-, incluidos los que se fabrican en Brasil.

Para tener una idea, según el informe difundido ayer por ACARA,el 57% de los 0 km que se comercializan en el país provienen del exterior. La mayoría de esos modelos desaparecerían del mercado.”La situación es crítica. Las empresas ya no pueden seguir importando autos si el Gobierno no les vende los dólares para pagar a los proveedores y casas matrices. Por eso, se están vendiendo los autos que hay en stock, pero es difícil que se repongan”, explicó un empresario.

Por ese motivo, en las últimas semanas, los dueños de las concesionarias están tratando de comprar a las fábricas la mayor cantidad de autos que puedan para adelantarse a los tiempos de escasez.

“Si van a faltar autos, el que los tenga va a hacer la diferencia. En situaciones como éstas, lo lógico es stockearse”, señaló el dueño de una concesionaria. Este apuro también se debe al temor a otra devaluación que implicaría la suba de los precios.

El problema es que las fábricas se resisten a vender.

“Hay casos como el de alguna terminal, que tiene 5.000 autos para despachar a la red, pero no lo hace porque como gastó dólares -que no puede reponer- para fabricarlos o importarlos y se los pagan en pesos, no le cierra el negocio”, reveló un operador del sector.

Se estima que de no haber cambio en la política oficial, en cuatro o cinco meses se agotará el stock de autos importados.

Por la restricción de divisa extranjera, como se viene informando desde hace varios meses, el Estado le adeuda a todo el sector unos u$s 2.500 millones. Pese a los reclamos, el Gobierno no dio hasta el momento ninguna señal de solucionar el problema.

Hace poco más de un mes, la automotriz Renault blanqueó una decisión que el resto de las terminales están tomando en silencio. La marca francesa anunció oficialmente que suspendía la importación de autos de Brasil por falta de dólares.

Otras marcas están discontinuando la venta de modelos de gama media que hasta hace poco tenían una fuerte demanda.

El segmento premium, obviamente, es el más afectado desde que a principios de año se subió la alícuota del impuesto interno que duplicó el valor de los autos. En muchos casos están liquidando stocks a precios con fuertes descuentos sabiendo que esos modelos no van a reponerse. Por ejemplo, un BMW 328i que con el impuesto tiene un valor de $ 970.000, en algunas concesionarias de la marca lo están vendiendo entre $ 715.000 y $ 750.000. En el caso de Mercedes-Benz, publicó avisos este fin de semana con rebajas de más de $ 400.000 para modelos como el Clase C350 automático.