Sumarían a Iveco a plan de financiamiento de ventas

Camiones-

La Provincia negocia incluir la compra de camiones en medidas destinada a financiar autos y motos. Trabajo inició procedimiento de crisis en Montich.

La paralización de la producción en la fábrica de camiones Iveco, acompañada de la suspensión de todo su personal hasta el 5 de mayo, generó preocupación en el Gobierno provincial, que comenzó a analizar medidas a su alcance para paliar la crisis del sector automotor, que tiene a Córdoba como el segundo polo en el país.

Una de las alternativas concretas que maneja la Provincia es incluir a la empresa dentro del plan de financiamiento para la compra de automóviles y motos que anunció desde Río Cuarto el gobernador José Manuel de la Sota, con el fin de reactivar el sector automotor.

Guillermo Acosta, secretario de Industria provincial, anticipó a este diario que se está analizando sumar la financiación de la compra de camiones de Iveco al plan destinado a autos y motos.

El programa para la compra de vehículos está muy avanzado y se pondría en marcha tras el regreso del gobernador de Estados Unidos a fines de la semana próxima. “Hay preocupación en la Provincia porque venimos siguiendo las estadísticas del sector automotriz y, en el caso de los camiones, la demanda privada se ha desplomado”, señaló el funcionario y exinvestigador de la Bolsa de Comercio de Córdoba.

El sector automotriz retrocedió 25,1 por ciento respecto a igual mes del año pasado y acumuló en el primer trimestre una baja del 14,5 por ciento, según informó el viernes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Acosta ya mantuvo algunas conversaciones con directivos del Grupo Fiat y del Banco de Córdoba, que financiará los planes para la compra de automóviles y motos. Iveco tenía una línea de préstamos blandos a través del Banco Nación que ya no está activa.

Acosta remarcó que la prioridad es “apuntar el empleo y evitar que se produzcan despidos en el sector”.

Como paliativo, podría haber una compra de camiones a Iveco a través de una licitación que realizó la Provincia y donde la fábrica de Ferreyra es única oferente, ya que es la única fábrica de camiones del país.

Desde el Smata local tienen los ojos puestos en un partido de Buenos Aires que podría definir a mediados del mes próximo la compra de entre 50 y 70 camiones de Iveco para la recolección de residuos.

Cuando De la Sota anunció el plan para financiar la compra de vehículos dijo que estaba destinado para autos de menor gama para la clase media, con un mecanismo parecido al que se utiliza para adquisición de maquinaria agrícola.

Iveco dispuso desde el viernes la suspensión de sus 600 empleados, medida que se prolongará toda esta semana. Según una fuente del Grupo Fiat la actividad en la planta de camiones se retomaría el lunes 5. Desde el sindicato mecánico sostienen que durante la primera quincena sólo habrá siete días de trabajo, lo cual no fue confirmado ni desmentido por una fuente de Iveco.

Impacto en Montich

La autopartista Montich es la primera que sufrió el impacto de las suspensiones en Iveco, ya que el 85 por ciento de su producción está destinada a la fábrica de camiones del Grupo Fiat.

Inesperadamente, el viernes el Ministerio de Trabajo provincial decidió abrir el procedimiento preventivo de crisis que Montich había presentado en diciembre del año pasado y que la cartera laboral había dado por caído. Montich cuenta con alrededor de 500 trabajadores y la pretensión de la empresa, según la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) es despedir un grupo de operarios eventuales y suspender al menos 200 operarios.

Urbano dijo que desde que comenzó el año, Montich realizó acuerdos individuales con 60 operarios y los calificó como “despidos encubiertos”.

Mañana habrá una nueva audiencia en Trabajo, donde se podrían conocer precisiones sobre los objetivos de la empresa cordobesa asociada con capitales brasileños. Fuentes de la cartera laboral le bajaron el voltaje a la presentación, pero desde el gremio que conduce Rubén Urbano anticiparon que rechazarán de plano el procedimiento preventivo de crisis.

La UOM dijo que la empresa de motocicletas Kymco suspende a todos los trabajadores dos días por semana y también lo hace la metalúrgica Rar. Según el gremio también hay suspensiones de una jornada por semana en la fundición Ana y en Ariacor.

Urbano reveló a este diario que Antonio Caló, titular de la UOM nacional y jefe de la CGT opositora, autorizó a la seccional Córdoba a realizar un paro sin continúan los despidos y suspensiones en el sector.