Bienes personales, un impuesto que comienza a alcanzar a la clase media

BienesPersonales

Se deberá pagar en caso de poseer activos por $ 305.000 tendrá que pagar, sin embargo con un sueldo mensual de $ 7400 se deberá realizar una presentación obligatoria de sus bienes.

 

El impuesto de Bines Personales fue creado por una “emergencia” en 1991. En principio, abarcaba a todos aquellos que poseían activos que, según las pautas específicas de valuación, llegaron a los $ 305.000 o superaron tal cifra al 31 de diciembre pasado. Sin embargo, aun sin ese patrimonio, están obligados a hacer una presentación informativa los empleados en relación de dependencia que en 2013 tuvieron una remuneración bruta de al menos $ 96.000 (un promedio mensual de $ 7400). Y si la cifra superó los $ 144.000, también se exige una declaración de Ganancias.

Si un contribuyente está obligado a declarar pero del saldo no surge que tenga que pagar, entonces el plazo para hacer la presentación vencerá el 30 de junio. Si se debe contribuir, los plazos van -de acuerdo a la terminación del CUIL o CUIT del 10 al 16 de abril para hacer declaraciones y del 11 al 17 de abril para pagar, excepto si se tienen acciones de sociedades que no cotizan en Bolsa y que cierran balances en diciembre (en ese caso, los vencimientos son en mayo).

Los bienes que deben registrarse son los inmuebles, autos, saldos de cuentas corrientes bancarias, acciones y participaciones societarias (en estos casos, el ingreso del impuesto al fisco lo hacen las sociedades), y otros activos financieros. Están exentos los depósitos a plazo fijo y en caja de ahorro (en bancos del país), los títulos públicos, las cuotas de cooperativas, los bienes inmateriales (como patentes y derechos) y los inmuebles rurales. Sobre estos últimos, hay controversia: “Los inmuebles rurales pagan el impuesto a la Ganancia Mínima Presunta y en Bienes Personales la ley los considera exentos; pero la AFIP hace una interpretación, para mí equivocada, y dice que si hay explotación se paga el impuesto”, dice el contador Santiago Sáenz Valiente.

Respecto al valor de cada bien, para un inmueble por ejemplo, debe tomarse el valor de adquisición, a la fecha de ingreso al patrimonio, y restarle un 2% por año en concepto de amortización. Ese valor debe compararse con el fijado para el impuesto inmobiliario de cada jurisdicción.

En efecto, tiene mucho peso el factor del momento en que se hizo la compra, algo que provoca inequidades.

La AFIP publica en su página web los valores a tomar en cuenta, tanto de la cotización de monedas como de los activos financieros y los vehículos.

“Los automotores deben valuarse a su costo de compra, neto de la amortización de 20% por año, detalla Pérez . Y ese valor no puede ser inferior al determinado por la AFIP en su tabla publicada de valuaciones.” Esta vez quedan afuera los vehículos comprados en 2009, ya sea que el contribuyente lo haya adquirido cero kilómetro o usado.

Cuando se trata de un matrimonio, la ley prevé que los bienes considerados gananciales sean declarados por el marido, excepto que se hayan comprado con dinero proveniente del trabajo de la muje