Las hermanas que emprendieron con todo prestado y facturan $ 7 millones al año

La historia de Sara, Agustina y Victoria Estrada, las creadoras de la marca de bolsos y mochilas Legión extranjera.

Con una infancia muy unida en su historial, las ocupaciones de la vida adulta (como la universidad, el trabajo y la maternidad) no fueron lo único que puso a prueba el vínculo entre las hermanas Estrada.

Cuando Agustina, licenciada en Administración de empresas, decidió irse a vivir a Salta, ideó junto a sus hermanas Sara y Victoria un proyecto que les permitiría seguir en contacto y además tener trabajos ajustados al estilo de vida al que cada una anhelaba.

legion_extranjera_crop1470755485992.jpg_1913337537

Así, lograron que una fábrica les financiara la confección de 300 mochilas. Dos años después, su marca Legión Extranjera produce más de 20 veces su producción inicial y espera facturar cerca de $ 7 millones para fin de año, una cifra un 300 por ciento mayor a la del 2015.

“Elegimos apostar por las mochilas porque cuando arrancamos en 2014 las bicisendas recién estaban empezando a adoptarse como una vía de transporte más y la gente necesitaba bolsos más aptos para viajar cómoda en este nuevo medio”, cuenta Victoria, hoy con 28 y su título de Diseño industrial bajo el brazo, a Mujeres que hacen. Y si bien afirma que la mudanza de su hermana mayor al Norte argentino fue una de las excusas principales para fundar Legión, en sus cabezas siempre estuvo la idea de “formar algo grande”.

Para Victoria, hubo varios puntales que ayudaron a convertir al emprendimiento de las hermanas Estrada. “Venimos de una familia de seis mujeres y nos tenemos mucha confianza, lo que nos hizo perderle el miedo a matarnos en reuniones de trabajo y no poder volver de eso”, dice Victoria.

En lo productivo, la emprendedora sostiene que su primer proveedor, con el que mantienen el vínculo al día de hoy, fue un recurso crucial. “Nos conocimos y le gustó lo que teníamos en mente, y después de la primera partida de 300 unidades financiadas, continuamos trabajando siempre de la misma forma, pero con pedidos mucho más grandes”, confiesa la menor de las emprendedoras Estrada, que además detalla: “Queremos cerrar el 2016 con 6.500 unidades fabricadas”.

Sobre la filosofía detrás de su proyecto, la diseñadora comenta: “Vamos en línea con esta nueva dinámica que propone una ciudad más verde. La gente ahora no necesita un maletín, sino otra cosa que lo acompañe, además de a la oficina, a hacer deporte, juntar con amigos o hacer otra actividad extracurricular”.

Para Victoria, los objetivos que promueve el proyecto aplican también a sus creadoras y estuvieron en claro desde el principio: “Conseguir la mejor rentabilidad posible y generar una actividad que sea dinámica y a la vez saludable; que esto nos ayude a tener una vida en la que podamos trabajar y también desarrollar nuestros otros intereses, para así ser más productivos”.

“Mis hermanas son mamás, y quieren tener un trabajo que les permita manejarse con flexibilidad cuando es momento de acompañar el crecimiento de sus hijos; yo, por mi parte, tengo más interés en viajar, y hacemos todo para que Legión nos permita hacer todo eso que queremos. Por eso si un empleado nos pide cambiar algún horario, le decimos ‘andá, jugá al tenis, y volvé’, porque eso lo va a motivar más”, comenta.

Hoy, Legión Extranjera tiene un showroom en Buenos Aires y otro en Salta –el cual redirige su mercadería a todo el NEA y NOA, además de vender a mayoristas en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba y a través de su tienda online. Sobre la actualidad del negocio, Victoria remata: “La inflación impactó mucho en el costo de nuestro producto y tuvimos que subir los precios. Hoy vemos que entran productos de afuera y hay pocas retenciones para lo importado, pero por suerte la demanda no baja y a la gente le encanta que la mochila sea nacional”.

Fuente: Apertura