Cristóbal López se separa de su socio, de los medios y del petróleo

Cristóbal López, el empresario que más creció durante el gobierno de los Kirchner, separará algunos de los negocios del Grupo Indalo, del que controla más de un 70%. Le cederá las áreas de Petróleo y Medios a Fabián De Sousa, que se venía desempeñando como gerente general del holding, y era accionista de algo menos del 30% de la compañía.

Ambos firmaron un “memorando de entendimiento” que empezará a regir a partir del lunes, según explicó De Sousa a Clarín. “Es una separación amistosa, cada uno emprende nuevos caminos, después de más de 20 años que trabajamos juntos”, agregó. El grupo Indalo factura alrededor de $ 33.000 millones. Indalo posee hoteles, frigoríficos, lácteos (La Salamandra), aceite de oliva, Parana Metal, seguros, constructoras, concesiones viales, bancos. Todo eso le quedará a López.

De Sousa retendrá las empresas de petróleo -como Oil, que es la más grande del grupo- y los medios. Entre ellos están el canal de cable C5N, las radios Vale, Pop, One (ex TKM), un 50% de Vorterix (el otro 50% es de Mario Pergolini), el diario gratuito “El Argentino”, el canal de cable CN23 (donde hubo más de un centenar de despidos), más los matutinos “Ambito Financiero”, “Buenos Aires Herald”, “El Patagónico” (Chubut) y “El Ciudadano” (Rosario). A esa colección se sumanlas productoras Ideas del Sur (con Marcelo Tinelli), Pensado Para Televisión (Diego Gvirtz, de 6-7-8) y La Corte.

El mayor rédito para la fortuna de de López -el juego- está en Casino Club, donde Indalo no tiene participación. El empresario patagónico también posee hoteles, un shopping y hasta otra empresa petrolera (Clear) que conservará.

La divisoria de Indalo apuntaría a que un 70% siga siendo propiedad de López y un 30% del holding pase a De Sousa. “Me quedo con empresas que a lo mejor facturan más de ese 30%, cerca de 40% o más”, especifica. Pero, después “vienen varias revisiones de nuestro acuerdo. En un año, nos sentaremos a ver si el reparto está encaminado en las proporciones que hablamos y en dos años puede haber transferencias o compensaciones de uno a otro”, detalló De Sousa.

Para la separación se toma en cuenta la rentabilidad de las compañías, y petróleo es más rentable que medios, pese a que arrastra deudas. “Igual en Oil -la petrolera- hice uso de un crédito fiscal, por el que pago intereses mensuales de 3% y una tasa anual del 40%”, aclara De Sousa.

Las oficinas de Indalo están en la calle Córdoba. Según De Sousa, desde el lunes empezará a armar su equipo desde otra locación. El negocio petrolero tiene mayor rentabilidad que el de los medios, según su perspectiva. “Cristóbal (López) no quiere que cada problema que haya en los medios termine con un ataque a su persona, ya que él no se encarga del negocio, sino que lo manejo yo”, afirma De Sousa. “El petróleo tiene fluctuaciones, donde hay potencial de crecimiento, pero se necesita mucho foco. Yo estoy más dispuesto a convivir con devaluaciones y esas oscilaciones, a lo mejor Cristóbal (López) prefiere segmentos más estables”, agrega.

Aunque se habla de una investigación que estará haciendo el diario La Nación que denunciaría negocios del grupo, De Sousa esgrime que la separación es por otras razones. “Indalo es muy grande y con tantas empresas, no me podía ocupar como quería de medios y petróleo. Ahora voy a disponer del tiempo para hacer foco en esos dos negocios, que pueden generar mucho crecimiento”.

El flamante ex socio de López dice que hay “interesados” en asociarse con su próxima empresa. “Algunas compañías quieren conversar ahora, porque antes no les interesaba estar con Cristóbal, quizás por una cuestión de imagen (la cercanía al kirchnerismo)”, señaló.