El INTI desarrolla un sistema de bombas solares para obtener agua segura

Se trata de un sistema de bombas alimentadas por energía solar, desarrollado por especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial. Ya se instalaron en más de 22 comunidades del país.

La falta de disponibilidad de agua constituye una de las principales limitantes para la realización de actividades agroganaderas en más de un 60 por ciento del territorio argentino, situación que empeora en los lugares sin acceso al servicio de provisión de electricidad.

Ante esta problemática de la falta de agua en ciertos sectores rurales del país, especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) desarrollaron un sistema de bombas solares para obtener agua segura.

Se trata de un equipo portátil, de bajo costo, que cuenta con un sistema de desinfección por luz ultra violeta (UV) que permite tratar aguas contaminadas por microorganismos.

“Las bombas de extracción funcionan con energía solar sin necesidad de baterías ni instalaciones accesorias. Simplemente sale el sol y empieza a salir agua de las piedras”, resume Guillermo Baudino, director del Centro Inti Salta.

Las bombas solares ya se instalaron en 22 comunidades del país. Por ejemplo, en los departamentos salteños de Los Andes y La Poma Norte, en cooperación con el Inta y el gobierno local, se realizaron perforaciones mecánicas someras hasta 21 metros y pozos excavados y calzados con hormigón.

En este sentido, está previsto avanzar en los proyectos abiertos y promover nuevas iniciativas de desarrollo productivo, para capacitar a las comunidades que requieran de esta tecnología.

“Nuestra intención es llegar a todas las zonas áridas de nuestro país e instalar estas pequeñas bombas de extracción para que nadie se quede sin acceso al agua”, aseguró Baudino.

Cómo funciona

El aparato fue ideado para poblaciones vulnerables, para que puedan resolver el tratamiento de agua en situaciones de emergencia.

El dispositivo tiene la capacidad de descontaminar un litro de agua por segundo. No obstante, se trata de agua segura y no potable.

El aparato consta de dos tanques de grava que permite quitar los elementos en suspensión, y un tercer filtro que contiene carbón activado que sirve para eliminar olor.

Una vez que el agua atravesó el tercer filtro, ingresa al filtro UV, a determinada velocidad, para así actuar de forma eficiente y desinfectar.

Los equipos son de fácil instalación y supervisión y requieren poco espacio.

El sistema permite desinfectar aguas provenientes de ríos, lagunas, estanques o represas.

Compartir
Darío Rizzi
Cordobés, 30 años, Licenciado en Comunicación Social. Jefe de Redacción de la Edición General en Córdoba Times. Community Manager // Twitter: @dariorizziok // email: dario@cordobatimes.com