Cómo es el Hércules C-130 que FAdeA modernizó

El presidente Mauricio Macri presentó este lunes el primer avión de transporte Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina modernizado por la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA).

El Hércules matriculado TC-61 recibió las mismas actualizaciones que ya había recibido el TC-69 en la sede de la contratista L3 en la ciudad texana de Waco; instancia de la que también participaron técnicos de la empresa aeronáutica estatal y en la que adquirieron los conocimientos y la experiencia requerida para replicar el programa en Argentina.

El TC-61 llegó a nuestro país en 1968 y el sábado 11 de abril de 1970 se convirtió en el primer Hércules en aterrizar en la recién construida pista de la base Marambio, de 1.200 metros de largo, convirtiéndose a partir de ahí en la columna principal del puente aéreo entre la Argentina y su territorio antártico.

Buscar personas perdidas en mar o tierra y de día o de noche por igual, trazar rutas más directas hacia los lugares que necesitan socorro, o precisar el lanzamiento de cargas o personal, son algunas de las mejoras que incorpora la modernización de la flota de aviones de transporte Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.

El programa de “remoción de obsolescencias” fue acordado entre los gobiernos de Estados Unidos y Argentina en 2013 para los cinco C-130 de la Fuerza Aérea por un monto cercano a los 75 millones de dólares.

Este acuerdo permitió a los técnicos argentinos su formación en la integración y operación de nuevas tecnologías, y dotará a FadeA de experiencia en el área y el desarrollo de nuevas capacidades.

El C-130 matriculado TC-61 es la segunda aeronave en cumplir con el programa de modernización, estandarización y renovación de los Hércules, mediante la incorporación de equipos de comunicación satelital, radar de última generación, instalación de visión electro óptica e infrarroja, y panel de instrumentos con seis pantallas multifunción.

La modernización incluye además sistema digital para el indicador de combustible y electrónico para el control de hélices, como así también, la modificación de luminarias de cabina, compartimiento de carga y exterior de las aeronaves para hacerlas compatibles con los requerimientos de visión nocturna.

Los protocolos del programa requieren de una serie de vuelos de verificación funcional, el primero de ellos realizado exitosamente en el día de hoy por pilotos de la Fuerza Aérea, que permiten generar los reportes de evaluación de las tareas realizadas y el registro de novedades.

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web