El fútbol argentino será televisado gratis hasta noviembre

47

El Gobierno arregló con las empresas que tienen el control de la emisión de los encuentros.

Un cambio a tener en cuenta. El fútbol será gratuito hasta noviembre, es decir, hasta después de las elecciones legislativas.

El Gobierno arregló con las empresas que tienen el control de la emisión de los encuentros una fórmula que le permite mantener el servicio sin costo para la gente durante los tres primeros meses del próximo campeonato.

Según detalla el diario La Nación, se bonificará por 90 días a todos los que se suscriban al nuevo abono para ver el fútbol, que tendrá un costo mensual de 300 pesos.

Aunque nadie del Gobierno lo aceptará públicamente, la decisión tendrá un impacto electoral. Es una jugada de marketing empresarial que esconde un beneficio directo para la Casa Rosada.

Eso sí: puertas adentro de la Casa de Gobierno destacaron que no pondrán un solo peso más. Con la campaña en marcha, mejor no hacer enojar a los potenciales votantes; ésas son cuentas que sacan cerca del presidente Mauricio Macri.

Y el fútbol, deporte central en la vida de los argentinos, es una de esas palancas que podrían generar malhumor social.

Es por eso que el Gobierno ya cuenta con el compromiso de Fox y Turner, pero también de Torneos, que hará la producción integral, y de Cablevisión, DirecTV y Telecentro, que pondrán los encuentros en sus grillas de programación, para empezar a cobrar el fútbol el 20 de noviembre -el próximo campeonato comenzará el 20 de agosto-, que así dejará el modelo gratuito instalado con el Fútbol para Todos para transformarse en premium, todo en alta definición.
Las empresas firmaron un convenio por cinco años en el que le pagarán a la AFA $ 1200 millones como “garantía” y $3200 millones garantizados por temporada.

En los cálculos que realizaron las empresas la estimación es que unos 2.000.000 de personas contratarán el servicio para ver fútbol, lo que representan unos 600.000.000 de pesos por mes. Es decir que por estos tres meses bonificados las firmas que controlarán el fútbol dejarían de percibir prácticamente lo mismo que le costaba al Estado la televisación anual.