Los yerbateros extienden su protesta porque no les pagan el precio oficial

Productores y tareferos (recolectores) de yerba mate multiplicaron este miércoles sus protestas en distintos puntos de la provincia de Misiones, para reclamar que se les pague el precio fijado de $5,10 por kilo de hoja verde, tras denunciar que reciben valores de $2,80 a $3,20, por falta de una correcta fiscalización por parte del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), con sede en la capital provincial, Posadas.

Los yerbateros anticiparon este miércoles que en las próximas horas llevarán su protesta a un escenario turístico mundial, con cortes en el acceso a las Cataratas y el aeropuerto internacional de Puerto Iguazú, donde a diario llegan miles de turistas extranjeros.

Además los yerbateros están preparando traer la protesta al Obelisco, donde repartirán bolistas con yerba mate a los porteños, lo que concretarían el 10 de marzo próximo como fecha posible

El conflicto demoró el inicio de la cosecha y llevó a que centenares de productores a realizar cortes de ruta en al menos seis puntos de Misiones   y, además, un grupo bloqueó por la mañana el ingreso a la municipalidad de la ciudad de Oberá –la segunda ciudad en importancia de Misiones-, para reclamar alimentos y también combustible con la intención de trasladar la protesta a Posadas, sede del INYM.

Los cortes de ruta –que se iniciaron a principios de semana- se registran en las localidades de Campo Viera, Oberá, San Vicente y este martes se sumaron productores de Andresito, y San Pedro y tienen lugar en los accesos a dichas poblaciones,  productoras del llamado oro verde.

La mayor tensión se vivió en Oberá, donde un centenar de tareferos impidió el ingreso al edificio de la  municipalidad, en las primeras horas de la mañana. El intendente local Carlos Fernández no cedió ante los reclamos de alimentos, ya que la comuna está dando asistencia alimentaria, ni tampoco el pedido de combustible para llevar las quejas a Posadas.

El nudo del conflicto a resolver es la fiscalización del cumplimiento del precio de la materia prima que entregan los productores, quienes denuncian que los secaderos, como también los molinos que compran la hoja verde, los obligan a firmar la venta por el precio oficial que fija el INYM pero les paga un valor menor. Agregan que no pueden salir de esta trampa, porque la compra está monopolizada y, de no aceptar, se quedan con la cosecha.

Esta situación afecta al último eslabón de la cadena, los tareferos, que cobran en porcentaje por la cantidad que cosechan, alrededor de dos pesos  por kilo.

En góndola, en tanto, un paquete de yerba mate de un kilo, se vende  a un promedio de $60 a $80, lo cual da una idea de la distancia de precio.

Misiones en la principal provincia productora de yerba mate, que comparte en parte con su vecina Corrientes.  En Misiones prevalecen los pequeños productores –algunos con solo dos hectáreas-, se calcula que rondan los 10 mil, en tanto que en Corrientes está la industria yerbatera, integrada por secaderos y molinos. En cuanto a los tareferos se calcula que Misiones cuenta con 1500 e incluso se creó un registro oficial para anotarlos.

En esta protesta los pequeños productores y los tareferos van de la mano y el principal reclamo es que se cumpla el precio oficial de compra de la materia prima que fija el INYM. Piden que representantes del organismo estén presentes cuando se realizan las transacciones.

La cadena de valor de la producción yerbatera es complejo: la integran secaderos, molineros, cooperativas, productores, tareferos y representantes de los gobiernos de Misiones y Corrientes y todos tienen su lugar en el INYM, cuya principal tarea es fijar el precio de la hoja verde. La principal fuente de recursos del INYM es la tasa de inspección y fiscalización, fijada por ley en el equivalente del 2,5 al  5% por kilo de yerba mate elaborada.