El interventor del Inadi cuestionó la herencia recibida “un desorden administrativo muy grande”

Javier Buján dijo que a su llegada al instituto encontró “un desorden administrativo muy grande” y cuestionó que se haya intentado hacer “política partidaria” allí.

El interventor del INADI, Javier Buján, advirtió que a su llegada al instituto encontró “un desorden administrativo muy grande” y, si bien celebró la “convivencia” con aquellos empleados dentro del organismo que sostienen “la visión política anterior”, cuestionó que se intente hacer “política partidaria”.

“Nosotros hacemos que el organismo esté politizado pero en el sentido de las políticas publicas que se aplican.
Lo que no queremos es que esa política sea una política partidaria. Eso no implica que no haya una convivencia con la visión política anterior”, expresó el exsubsecretario de Justicia de la Ciudad.

Al referirse a la herencia recibida de la gestión kirchnerista en el INADI, relató que tras hacer un exhaustivo diagnóstico se toparon con un “desorden administrativo muy grande, fallas en los controles internos, problemas de registración y ausencia de un plan anual de tareas”.

En ese marco, denunció que en la Dirección de Asistencia a la Víctima “de casi 1.800 denuncias que llegaron, el 60% ni siquiera había sido tratado”, en tanto que valoró el hecho de que desde tomó el mando en el INADI se haya “triplicado” la cantidad de denuncias recibidas y que se haya mejorado la velocidad de respuesta a no más de un mes desde su ingreso.

Por otra parte, Buján justificó los casi 100 despidos que acumula el organismo desde el recambio gubernamental, al puntualizar que las desvinculaciones se dirigieron “a personas que ostentaban cargos de orden político, personas que no cumplían tareas o personas cuya tarea estaba superpuesta”.

¿Cuál es el cuadro de situación con el que se encontró?

Encontramos un desorden administrativo muy grande, fallas en los controles internos, problemas de registración y ausencia de un plan anual de tareas. En el área de Asistencia a la Víctima, de casi 1.800 denuncias que llegaron, el 60% ni siquiera había sido tratado.

¿Reconoce algún mérito a la gestión anterior?

La temática de la diversidad sexual era un tema muy tratado, era la marca que traía el instituto. No hay que hacer mucho más que continuar con el trabajo que ya se estaba haciendo. El objetivo es llevar todas las áreas a ese nivel. Es decir que nuestro desafío ahora es trabajar en aquello que estaba más flojo, como violencia de género, salud, discriminación en el trabajo y sobretodo en el área de capacitación y sensibilización.

Buenos Aires, NA.

Compartir
Mariano Javier Pepa

Director General – Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación – Diseñador Web