Paraná Metal de Cristobal Lopez cerró la fábrica y 180 operarios pierden su trabajo

El Grupo Indalo cerró definitivamente la metalúrgica Paraná Metal, instalada en Villa Constitución, cabecera del departamento Constitución, 227 kilómetros al sur de Santa Fe Capital. Los 180 operarios despedidos cobrarán mañana la primera cuota de la indemnización, el 22 de diciembre la segunda y la tercera el 6 de enero.

El CEO de Indalo, y mano derecha de Cristóbal López, Fabián De Sousa, confirmó ayer lunes la decisión empresarial a la conducción de la UOM, que ayer concretó una movilización aunque vio impedido el ingreso a la planta, dedicada a la fabricación de campanas para freno, aunque paralizada desde hace varios meses, después que los principales clientes, como Boero, de Alvear, comenzó a fabricar esos insumos en la ex fundición Martínez, en Granadero Baigorria (Gran Rosario).

Mientras se cumplen los trámites legales de rigor en estos casos, un grupo de empleados jerárquicos y administrativos continuarán desempeñándose en sus labores, en nombre de un proyecto no especificado y del que no se conocen plazos con el que se intentaría una reapertura y rediseño de la empresa, que se abriría a otro tipo de producción. Voceros sindicales no descartan que el proyecto sea una planta acotada en personal y producción.

Paraná Metal nació en 1957 bajo el nombre de Acinfer y producía en principios grandes piezas de fundición para la industria siderúrgica. La automotriz Ford adquirió las instalaciones 10 años más tarde y la empresa pasó a especializarse en autopartes de fundición y a denominarse Metalúrgica Constitución (MetCon).

Durante la década del 70 se concretó una inversión tecnológica con lo cual se logró la puesta en marcha de una línea automática de moldeo de alta presión, hornos eléctricos de inducción y una línea de moldeo para la producción de cigüeñales y árboles de leva. Ya en los 90 comenzó la producción de tapas de cojinetes y discos de freno. Los problemas financieros generaron en 2010 una protesta que se extendió un mes. Un año antes, y tras una acuerdo con la Nación comenzaron los aportes del grupo liderado por el empresario Cristóbal López, quien luego haría uso del derecho a la opción de compra del ciento por ciento de las acciones.