Aníbal Fernández perdió en siete de las ocho secciones de la provincia de Buenos Aires

42

El jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria no se dejó ver públicamente tras los comicios en los que fue derrotado por María Eugenia Vidal

Sorpresa. Batacazo. Imprevisto. Los calificativos no alcanzaban a explicar lo inesperado de los resultados, a la luz de las encuestas y pronósticos previos. El de la provincia de Buenos Aires acaso haya sido el más llamativo. Es que aunque los márgenes se adivinaban cerrados, pocos apostaron por una victoria de Cambiemos.

Aníbal, que descendió casi 5 puntos en relación con lo que obtuvo su fuerza en conjunto en las primarias del 9 de agosto, decidió mantenerse al margen y no se mostró públicamente ni antes ni después de los anuncios oficiales. El jefe de Gabinete también evitó hacer presencia en el bunker del candidato presidencial oficialista, Daniel Scioli, en el estadio Luna Park.

A pesar de que estuvo acompañado por la agrupación política ultrakirchnerista La Cámpora en el Intercontinental, Aníbal no se prestó para la foto, tal como la presidenta, Cristina Kirchner, a quien se esperaba en el búnker sciolista solo si las cifras auguraban un festejo, algo que no sucedió. En esa línea, la única imagen que se conoce del jefe de Gabinete en la noche de ayer es dejando su búnker con un bajo perfil.

Luego de emitir su voto en la Escuela Comercial número 9 del partido bonaerense de Quilmes, en la calle Moreno 932 ayer en la mañana, Aníbal declaró: “Estoy a la expectativa de que las cosas salgan bien y que los bonaerenses me den la oportunidad de que, a partir del 10 de diciembre, pueda gobernar la provincia. Estoy muy feliz de poder hacerlo”. Pero tras conocerse los resultados, 5 puntos lo alejan de esa posibilidad.

Aníbal Fernández, luego de votar ayer en la mañana
Aníbal Fernández, luego de votar ayer en la mañana. Foto:Télam

La provincia de Buenos Aires, en la que no hay ballottage, representa el 37% del padrón con 12 millones de electores y los comicios son clave para marcar el mapa en el que los candidatos presidenciales del FpV y Cambiemos, Scioli y Macri, llegarán al ballottage de noviembre.

La derrota de Aníbal Fernández, que llegó a manifestar que la elección era un trámite porque el FpV la tenía ganada después de haber derrotado a Domínguez en las PASO, arrastra al oficialismo y puede jaquear las aspiraciones para el ballottage de noviembre, con una tendencia nacional además adversa.

Cambiemos hizo pie en la provincia que define cualquier elección presidencial, en territorio del oficialismo, donde no gobierna un dirigente de otra filiación política desde la primera gestión que acompañó a la presidencia de Raúl Alfonsín, con Alejandro Armendáriz en 1983.

Apenas cerrados los comicios, el intendente de Vicente López y jefe de campaña de Vidal, Jorge Macri, destacó que había un crecimiento verificable de Macri y de Vidal que los ponía con una “inmensa chance” de imponerse en la provincia.

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web