Cientos de miles de fieles marchan a Luján en una peregrinación

Los fieles participan de la 41° Peregrinación Juvenil a Luján, que este año se realiza bajo el lema “Gracias Madre por estar siempre, ayúdanos a cuidar nuestra Patria”. Sin embargo, este año la tradicional marcha se da bajo un intenso frío y mucho viento, inusual para esta época. La misa central será este domingo a las 7.

Con aplausos a la Virgen de Luján, la caravana de miles de creyentes partió al mediodía desde la Parroquia San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers. Con la Imagen Cabecera de la Virgen y una bandera con la figura del papa Francisco y el mapa de la Argentina, los fieles caminan pacientemente y sin pausa hacia la Basílica para “pedir” y “agradecer”.

Este domingo, el cardenal primado de la Argentina, monseñor Mario Poli recibirá a la multitud. Con ellos celebrará la misa de las 7 en la explanada de la Basílica de Luján. Poli estará acompañado por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, y los obispos de la región pastoral Buenos Aires.Los miles de jóvenes, niños y mayores de distintas localidades del país emprendieron este año la tradicional caminata, para “agradecer” a la Virgen distintos logros, y “pedirle” fundamentalmente salud y trabajo.
Telam
Los promesantes pedían también la pronta beatificación del Negro Manuel, quien en 1630 halló la imagen de la Virgen que hoy se venera, y de Jorge María Salvaire, el sacerdote que inició la construcción de la basílica en honor a la patrona de los argentinos.
La Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular del Episcopado argentino instaló 60 puestos sanitarios y de apoyo durante el trayecto que lleva hasta la plaza Belgrano, frente al templo, para asistencia de los participantes de la marcha.
Uno de los pedidos para este año es que los fieles recen una Ave María por la Patria en cada hora de marcha. El otro es que a la una de la madrugada del domingo los caminantes simbolicen que son luz en el trayecto a Luján, mediante el encendido de una vela y que la pasen de mano en mano.
Este domingo, Poli estará acompañado por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, y los obispos de la región pastoral Buenos Aires.

“Queremos un país mejor, sin violencia, sin drogas y en el que los jóvenes puedan vivir con alegría y esperanza”, dijo una joven, de nombre Marina, que caminaba junto a sus compañeros del Instituto Cristo Obrero de Haedo.

“No me imagino mi vida sin Luján. Desde los 13 años que peregrino. La Virgen llama, atrae, contagia. Contagia esa alegría que moviliza a los jóvenes”, acotó el presbítero Martín Rebollo Paz.

El sacerdote porteño dijo que “lo importante es cuidar la reserva moral que el pueblo argentino tiene, esa que le permite levantarse en cada crisis” y estimó que “el desafío está en no hacer la plancha, decir el Papa es argentino, y listo. Hay que seguir caminando, seguir yendo a las periferias como nos pide Francisco”.A propuesta de los organizadores de la peregrinación, los jóvenes llevaban también una vela para encenderla a la 1 de la madrugada del domingo e “iluminar el camino” hacia la Virgen.El grupo que lleva la “imagen cabecera” de la Virgen esperaba llegar alrededor de las 6.30 a la plaza Belgrano, frente a la basílica de Luján.

Según informó en un comunicado de prensa el Ministerio de Seguridad de Buenos Aires, se dispuso un amplio operativo que contó con tres helicópteros, 79 móviles y 3500 efectivos para la procesión, mientras que para la misa se asignarán mil más.

La primera peregrinación juvenil a Luján se realizó en octubre de 1975 cuando un grupo de jóvenes decidió marchar hacia el santuario, en el inicio de lo que hoy constituye uno de los acontecimientos de religiosidad popular más importante del país.