Habló Dennis Burns, el padre de las niñas restituidas a Estados Unidos

El caso conmovió a la opinión pública de nuestro país. El pedido desesperado de Ana Alianelli, por mantener a sus hijas en Argentina, fue ampliamente difundido por los medios de comunicación. Finalmente, la Justicia le ordenó a la madre restituir a sus dos hijas a Estados Unidos, lugar donde reside el padre. Después de escuchar la versión de Ana, su ex esposo decidió salir a enfrentar sus dichos.

“El tema con mis hijas es una larga historia, empezó hace como 6 años, Ana y yo habíamos comenzado a tramitar el divorcio, fue un tiempo muy triste para todos, pero parecía ser la mejor opción para nosotros y nuestras pequeñas hijas en ese momento”, comenzó Burns.

En medio del citado proceso, Ana decidió volar a Argentina con sus dos hijas, utilizando un permiso judicial temporario, que expiró cuando ella estaba en el país.  Ya sin habilitación, Ana decidió igualmente no regresar a  Estados Unidos, comenzando con un conflicto judicial que dispuso su regreso al país del norte hace algunos días.

Acorde a la versión de la madre, Burns había sido condenado por violencia doméstica, no tenía trabajo e ingresos fijos, tenía problemas con el juego y su casa estaba a punto de ser ejecutada. Estos fueron los motivos que esgrimió para no volver a Colorado.

Sin embargo, los intentos legales en Argentina no dieron resultado y fue obligada a restituir a las menores a Estados Unidos. Más aún, su incumplimiento llevó a la Justicia de Colorado a otorgar la tenencia al padre.

Luego de escuchar la versión de la madre, quien ahora intenta dar pelea en la Justicia norteamericana, sale a la luz la versión de su ex esposo y padre de las niñas. Dennis Burns narró que Ana le habría confesado a un evaluador, que los asistió durante su divorcio, “haber falsificado la denuncia de violencia familiar” en su contra.

“También determinó (el evaluador judicial) que Ana tenía un muy alto grado de posibilidades de huir con las nenas”, y que “estaba decidida a calumniarme a fin de obtener alguna ventaja legal al momento de querer sacar a las chicas fuera del país”.

“Resumiendo, la supuesta violencia doméstica nunca sucedió; sin embargo, Ana hizo que me arrestaran y luego admitió, frente al evaluador, que nunca había sucedido, y también lo admitió en la Corte”, concluyó Dennis Burns, quien está ahora viviendo con las niñas, mientras se espera la decisión final sobre la tenencia de la Jueza de Colorado.