La testigo Natalia ratificó sus dichos ante la fiscal Fein

testigo natalia

La joven, que había denunciado irregularidades en el primer procedimiento realizado en el departamento de Nisman, declaró ayer durante más de tres horas.

 

Más de tres horas y media estuvo Natalia Fernández cara a cara con la fiscal Viviana Fein, luego de haber realizado serias denuncias respecto de la forma en que se realizó la inspección en el departamento del fiscal Alberto Nisman, con irregularidades varias, que rápidamente fueron negadas tanto por la propia Fein como por el secretario de Seguridad, Sergio Berni.

Fernández declaró ante la fiscal Fein y ratificó todos sus dichos, según las palabras del defensor de la joven, y reconoció que si en su momento la testigo decidió hablar ante los medios fue para exponerse, ya que “es su manera de protegerse”. Además, pese a que en su momento “se sintió intimidada por la fiscal”, el encuentro del jueves fue en buenos términos.

La testigo, de 26 años, esa madrugada del lunes 20 de enero salía de su trabajo como camarera en un local ubicado a unas 10 cuadras del edificio Le Parc. En ese momento, un patrullero de la Prefectura se cruzó en su camino y tanto a ella como a su amiga las llevaron como testigos del procedimiento.

“Tomaban mate y pidieron medialunas. Tocaban todo. Había unas cincuenta personas. La fiscal preguntaba ¿la cortamos acá y la seguimos mañana?”, contó en una entrevista con el diario Clarín. “El portero se sentó al lado mío. Yo me puse a llorar. Estaba muerta de sueño, y me ofreció un café. Y el café era de la cafetera que estaba enfrente a la mesa de papeles. Era la cafetera de Nisman”, aseguró.

“Una de las cosas más locas es que en un momento apareció un tipo vestido de astronauta (perito), con otro que traía un polvo negro de huellas que había marcado. Los astronautas traían el celular del fiscal que no paraba de vibrar. Dijeron que nadie lo tocara y que era prueba. Lo pusieron ahí nomás y una mina de Prefectura lo agarró como si nada porque no paraba de sonar”. Y agregó:”Yo misma empecé a decir ‘no, no, dijeron que no lo toquen, es el teléfono del tipo al que mataron’. La mina soltó el teléfono y hubo carcajadas”.

La misma mañana en que fue publicada la entrevista, la fiscal de la causa, Viviana Fein, desmintió rotundamente las declaraciones de la testigo y dijo estar “indignada y desbordada” por todo lo que manifestó. “Esta persona está mintiendo, todo lo que ha dicho no existe. Voy a evaluar con la jueza esto y tendrá que hacerse cargo. Si hay que citarla, lo haremos”, señaló.

Fuente: Infobae