Argentina, el primer país de América que se libra de las grasas trans

133

grasas-trans-3

Argentina es el primer país americano que regula el uso de grasas trans de origen industrial en los alimentos. A partir de ahora, ningún alimento podrá contener más de un 5% de esta sustancia, lo que, según el Ministerio de Salud, prevendrá más de 1.500 muertes anuales por enfermedades coronarias y unos 8.000 accidentes cardiovasculares.

 

“Se decidió comenzar una restricción progresiva que entró finalmente en vigencia completa en esta semana. Implica que no puede haber más de un 2 por ciento grasas trans con respecto al contenido total de grasas en aceites y margarina y no mayor al 5 por ciento en el resto de los alimentos”, explica Jaime Lazovski, viceministro de Salud y uno de los impulsores de la medida.

Las grasas trans de origen industrial son aquellas que se obtienen mediante la hidrogenización de aceite vegetal y que utiliza la industria para, entre otras cosas, conservar los alimentos por más tiempo.

“Lo que pasó con estas grasas es que con el tiempo la comunidad científica internacional pudo comprobar que su consumo es perjudicial para la salud, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares”, sostiene Lorena Allemandi, investigadora de la Fundación Interamericana del Corazón. “Básicamente lo que hace es aumentar el colesterol que denominamos malo, el LDL, y disminuye el colesterol bueno que es el HDL”, agregó.

Esta es la última etapa de una campaña que lanzó  el Ministerio de Salud en 2010 para que todas las empresas de alimentos adapten su tecnología para adecuarse a estas limitaciones.

“Es el tercer país del mundo que tiene en vigencia efectiva una regulación. Otros países han iniciado procesos regulatorios similares pero que no están en vigencia efectiva”, afirmó Lazovski, quien explica que la regulación fue progresiva, siguiendo los pasos de Suiza y Dinamarca.

La Organización Mundial de la Salud recomendó hace diez años eliminarlas de los alimentos procesados para consumo humano y Argentina decidió trabajar en ese sentido. En 2010 modificó el artículo 155 del Código Alimentario para estipular los límites máximos permitidos de grasas trans y se dispuso su reducción progresiva: primero los aceites y las margarinas, y luego el resto de los alimentos.

Más allá de las regulaciones, los especialistas recomiendan verificar la composición de los alimentos.

“La grasa trans aparece en el rótulo nutricional. Argentina tiene un rótulo obligatorio donde están todos los nutrientes. Grasa trans está dentro de este rótulo, con lo cual uno puede mirar si es 0% grasa trans por ejemplo”, aconseja Allemandi

Aunque ya casi no quedan alimentos con grasas trans, los especialistas alertaron que algunos tipos de baños de repostería, alfajores, productos de panadería envasados y galletitas todavía no se han adecuado a la nueva regulación.

Como la regulación es sobre la fabricación y se hizo efectiva en diciembre, desde el Ministerio de Salud estipulan que hasta abril o mayo podrían encontrarse en los supermercados y panaderías este tipo de productos. Por eso, al igual que los especialistas, recomiendan leer las etiquetas de información nutricional de todos los productos alimenticios envasados.

Fuente: CNN Español