Fuerte temporal azota a la provincia de Buenos Aires

[cycloneslider id=”temporal-en-buenos-aires”]

Desde ayer, el centro y sur del país se ve afectado por fuertes vientos y lluvias que dejaron calles anegadas, cortes de luz, desbordes de cursos de agua y problemas en el tránsito y el transporte público. Los distritos rurales de la provincia viven una gran crisis debido a las precipitaciones y ya son millonarias las pérdidas en producción.

 

El temporal que se registra en el centro y sur del país cumplió cerca de las 6 de la mañana doce horas ininterrumpidas, con más de 100 milímetros de agua caída en la ciudad de Buenos Aires y alrededores, calles anegadas, cortes de luz, desbordes de cursos de agua y problemas en el tránsito y el transporte público en general.

Las dos zonas más golpeadas fueron Bragado, en el centro noroeste de la provincia de Buenos Aires, donde el temporal provocó serios daños; el corredor de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes, donde hubo desbordes de ríos y arroyos, cortes eléctricos, caída de árboles, anegamientos e interrupciones de tránsito; y la zona aledaña al río Luján, que sigue subiendo.

En la ciudad de Buenos Aires se vive una verdadera crisis. Hay árboles, carteles y otros elementos caídos y corte de suministro eléctrico en algunas zonas, que afecta casas particulares y semáforos. Hay calles anegadas y complicaciones para moverse en la avenida Cabildo y Blanco Encalada, en Belgrano; en Blanco Encalada y Artilleros, en el bajo Belgrano; en la avenida Libertador, en Núñez; en Triunvirato y Balbín, en Saavedra; en Warnes y Punta Arenas, en Paternal.

Más allá de este temporal actual, la provincia de Buenos Aires viene siendo afectada por las lluvias hace meses. Principalmente la zona rural, que se encuentra en emergencia agropecuaria y ya registra millonarias pérdidas en producción. Más de la mitad de los distritos rurales de la provincia de Buenos Aires quedaron en situación de emergencia debido al exceso hídrico acumulado en los últimos meses.

Según un informe preliminar realizado por la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, en la región se perdieron al menos 200 mil toneladas de trigo, lo cual equivale al 10 por ciento de lo sembrado, es decir a unas 45 mil hectáreas. Mientras que también hay unas 34 mil hectáreas de cebada seriamente comprometidas.

Desde la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca alertaron también sobre el gran número de muertes bovinas a causa de la deficiencia mineral de calcio y magnesio”, al tiempo que advirtieron que los animales que se encuentran en plena parición, “presentan mayor sensibilidad a estas carencias nutricionales”.

Fotos: Télam y Clarín