Destruyen silos con granos en un campo de la provincia de La Pampa

0011655781

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa reveló que el lunes aparecieron destruidos ocho implementos agrícolas de los que se utilizan para acopiar granos. Sospechan de un “mensaje” para quienes guardan la cosecha.

 

En un marco de acusaciones cruzadas entre el Gobierno y el campo por la liquidación de la cosecha, en la provincia de La Pampa aparecieron ocho silobolsas despedazadas que provocaron la pérdida de buena parte de los granos.

A través de un comunicado, Carbap denunció que la destrucción que sufrió el campo que el productor Tomás López alquila en la localidad de Speluzzi fue intencional. Y además de expresar su preocupación por el hecho, pidió a las autoridades que investiguen lo que sucedió para dar con los responsables.

“Las roturas efectuadas en la madrugada del lunes pasado dan cuenta de un claro mensaje, ya que no hubo sustracción ni motivo alguno para dicho suceso”, señaló la confederación agropecuaria.

De las ocho silobolsas rotas, seis contenían soja y dos maíz; según fuentes rurales -citadas por Infocampo– en ellas había unas 1.200 toneladas de la leguminosa y 400 del segundo cereal, por lo que se calcula que el acopio tenía un valor aproximado a los tres millones de pesos.

“Frente a estas actitudes, en donde pierden todos, instamos a las autoridades pertinentes a efectuar una rápida investigación para esclarecer lo acontecido”, insistió Carbap, que habló de “un claro mensaje” aunque no identificó ni sugirió quiénes pudieron ser los autores de los destrozos.

Desde el campo sospechan que detrás del ataque hay sectores identificados con el gobierno nacional, que desde hace tiempo critica con dureza a los productores que acopian los granos, especulando con la cotización del dólar; de hecho, la semana pasada se informó que la liquidación de divisas por exportación de granos cayó un 30 por ciento con relación al mismo período del año pasado.

A eso se suman las palabras del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien ayer mismo advirtió al sector agropecuario que la administración nacional “usará todas las herramientas para que (los productores) liquiden la cosecha y evitar así maniobras especulativas”, porque “hay un stock acumulado sin liquidar equivalente a casi 25 millones de toneladas”, que podría permitir “un ingreso más significativo” de divisas para el país.

Aunque aún no hubo avances oficiales en la investigación, trascendió que la principal hipótesis apunta a que los autores del ataque habrían sido integrantes de una entidad de camioneros cercana al kirchnerismo, que suele utilizar estos mecanismos intimidatorios para presionar a los productores a que contraten sus servicios.

En el mes de septiembre, la empresa Cargill fue bloqueada por camioneros afiliados a la Cámara de Transportistas de General Pico (CATRAP), quienes se movilizaron en rechazo a la decisión de la empresa de optar por el ferrocarril para transportar la mercadería.

El presidente de la sociedad rural local, Andrés González, consideró que lo que pasó en el campo de General Pico es “preocupante” y pidió medidas de las autoridades, ante la posibilidad de que “algún fanático haga una locura semejante, haciéndose eco del enfrentamiento del gobierno con el sector agropecuario”.

0011655802