Un policía fue suspendido por abuso de armas y tendrá asistencia psicológica

Un efectivo de la Policía Rural de General Alvear, Mendoza, fue suspendido tras efectuar disparos al aire durante una discusión con su ex novia. Desde el Juzgado ordenaron que le retiren el arma y estará bajo evaluación psicológica por un mes.

 

El policía rural de 26 años fue denunciado por abuso de armas y suspendido.  La conjueza Adriana Cerini ordenó que le retiren el arma y un equipo médico de Sanidad Policial determinó que deberá  permanecer bajo tratamiento psicológico durante un mes.

El hecho se originó con una discusión entre el policía y la ex pareja en una casa de la calle 13 casi G de General Alvear. El efectivo policial a su vez denunció a los familiares de su ex novia por agresión física.

La discusión que se dio el fin de semana entre el policía y su ex novia de 20 años,  fue elevando la tensión cada vez más hasta que el hombre habría tomado el arma y efectuado dos disparos al aire.

Los familiares de la joven, al tomar conocimiento de la situación realizaron la denuncia y la policía acudió al domicilio del uniformado, quien fue trasladado a la Comisaría 46 de Bowen.

En este sentido, el comisario Marcelo Calipo, jefe de la Policía departamental de Alvear precisó: “Una vez que lo trasladaron a la comisaría, realizaron el procedimiento, se le dio la novedad a la jueza y dispuso que se secuestre el arma y se envía a pericia, se está tratando de establecer si hubo disparos recientemente y si fue con el arma reglamentaria. Después verá si le imputa el abuso de armas”.

A raíz de esta situación “el efectivo una vez que se le retiró el arma pierde el estado policial y fue llevado personalmente por el jefe de la unidad a Sanidad Policial en Mendoza para una junta médica”, agregó el comisario.

El policía quedó apartado de la Fuerza por el momento y la junta médica resolvió que deberá tomar tratamiento psicológico por 30 días, luego Sanidad Policial analizará su estado de salud mental.

Según fuentes policiales, el hombre trabajaba hace 5 años en la Policía de General Alvear y no habría presentado ningún inconveniente hasta el momento.

Ahora los investigadores evaluarán si el arma reglamentaria del efectivo ha sido disparada recientemente, ya que en su domicilio no hay rastros de proyectiles.

Por otra parte, el agente acusado realizó una denuncia por agresión al ex cuñado y a quien era su suegro. Según una fuente policial el hombre habría recibido un golpe en el ojo por parte de los familiares de la ex novia.