Se conoció la sentencia por el crimen de la abogada Flammini

123
Roldán se declaró inocente del asesinato. Los jueces no le creyeron.
Roldán se declaró inocente del asesinato. Los jueces no le creyeron.
Roldán se declaró inocente del asesinato. Los jueces no le creyeron.

Ayer por la tarde, en los Tribunales de la ciudad de Gualeguaychú se dio la sentencia por el crimen de Julia Flammini, ocurrido el 10 de abril pasado, por el que el acusado Osvaldo Andrés Roldán fue condenado a 17 años de prisión.

 

El caso, ocurrido en abril pasado en un bungalow de esa ciudad entrerriana, donde la víctima se había alojado a la espera de un recital del “Indio” Solari, causó profunda conmoción en todo el país.

Por este crimen ayer fue condenado Andrés Roldán, oriundo de Florencio Varela, quien compartía la cabaña con la víctima. El tribunal lo sentenció a la pena de 17 años de prisión. El hombre habría acosado sexualmente a Flammini, quien no accedió a sus pretensiones y antes de poder huir del lugar fue atacada con saña.

Tanto el fiscal Leandro Beherán como el abogado querellante que representa a la familia de la víctima Miguel Ángel Elgue, habían pedido la prisión perpetua por homicidio calificado por alevosía y violencia de género. Por su parte, el defensor Pablo De Lollo había solicitado la absolución por la falta de pruebas que incriminen a Roldán.

Tanto la querella como la Fiscalía entendieron que el agravante de la alevosía fue que el asesinato se consumó dentro del baño del bungalow 23, donde la víctima no tenía posibilidades de defenderse. Además, el agravante de la violencia de género fue que Roldán mató a Flammini porque la mujer no accedió a sus deseos sexuales. Sin embargo el tribunal de juicios y apelaciones de Gualeguaychú, consideró que fue un homicidio simple.

Por un lado, porque “la indefensión de la víctima no basta por sí sola para que se dé la alevosía”, ya que “el autor debe querer obrar sobre seguro”. Por otro, porque “no se configura el contexto de género, ya que no se ha probado que existiera entre la víctima y Roldán una relación de subordinación”, según consta en la sentencia.