La eliminación de los aplazos se extenderá a otras provincias

Escuela aplazos

La modificación en  las exigencias de aprendizaje de la escuela primaria, que aplicará a partir del año próximo en  la provincia de Buenos Aires, podría extenderse a otros distritos. En las Provincias de Santa Cruz , Tucumán y Córdoba ya se evalúa la implementación de la norma.

 

La resolución 1057/2014 del área de educación bonaerense, firmada el 7 de julio pasado, elimina los aplazos (ya no habrá más 1, 2 y 3 y se desaprobará con 4, 5 y 6, en una escala que va hasta el 10), permitirá que los alumnos pasen de año aunque no tengan aprobadas dos de las seis asignaturas curriculares (tendrán un año más para regularizarlas) y que cursen el año correspondiente a la edad que tengan y no el que se ajuste a su avance escolar. Además, el abanderado no será necesariamente el mejor promedio del grado.

La medida nacional, que es acompañada por los principales sindicatos docentes, se suma a notificaciones internas que en diversos colegios vienen solicitando a maestros y profesores que este año no desaprueben a sus alumnos. El argumento del pedido se basa en que hubo menos días de clases debido a las huelgas (19 días) y al récord de feriados (19 festivos nacionales).

Entre otras nuevas denominaciones creadas por el renovado régimen académico, el boletín de calificaciones pasará a llamarse “libreta de trayectoria”. El tema ha generado diversas controversias en el ámbito docente y en las provincias, algunas se mostraron a favor y otras en contra.

Por su parte, el gobernador Daniel Scioli explicó que estas reformas “tienen que ver con la calidad educativa, con bajar los niveles de deserción y generar incentivos y disciplinas”.

En Tucumán, en sintonía con la nación, la resolución 24 eliminó la repitencia en primero y segundo grado. Según explicó Silvia Rojkés de Témkin, ministra del área, esa disposición buscó “lograr la inclusión de los niños, cualquiera sea su contexto social”. Rojkés de Témkin defendió la resolución bonaerense: “Si pensamos la educación quedándonos solamente con el hecho de que se sanciona o no se sanciona, se aplaza o se aprueba, estamos equivocándonos de camino”, argumentó.

Desde el año pasado, en Santa Cruz rige el acuerdo 27, que creó la “nueva” escuela primaria, que apunta a que los alumnos no repitan el año, al igual que el  decreto ya aplicado en 2011 y 2012.

En este sentido, el ministro de Educación de la Provincia de Córdoba, Walter Grahovac, tomó distancia de la disposición escolar, pero reconoció que en su provincia “se está aplicando de forma paulatina la unidad pedagógica entre el primero y el segundo grado. Recién lo estamos haciendo en 400 escuelas”, destacó.

Poco después del mediodía de ayer, el jefe de gabinete del gobierno de Buenos Aires, Alberto Pérez, defendió los cambios en una breve conferencia de prensa dada junto con Nora de Lucía, directora general de Educación y Cultura (ministra de Educación): “No se eliminan el aprobado y el desaprobado, eso se mantiene. No se elimina la posibilidad de repetir el grado. Se les está dando más tiempo a los chicos para que puedan aprender. Es el mismo nivel de exigencia de siempre”, insistió Pérez.

Asimismo, el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, defendió la política: “El espíritu de esa norma no es que bajen los brazos y dé todo lo mismo. Hay otros modos de evaluar, no lo pensemos como un -viva la Pepa-“. El funcionario recordó que “en países de Europa y sistemas educativos reputados, como los escandinavos, no hay repitencia. No hay por qué pensar que el único modo de evaluar es como era hace 50 años. Un boletín frío no sirve mucho. A los chicos los tenemos que tener en la escuela, si no se van a la esquina”, dijo a radio La Red.