Incidentes en el Obelisco, tras la final del Mundial

mundial-brasil-2014-1915090h640

Saquearon comercios; hubo disparos y, por ahora, hay más de 30 detenidos por los enfrentamientos con la policía; destrozos y caos en el microcentro porteño.

 

Estaba todo preparado para que sea una fiesta. Pese a la derrota de la selección argentina en la final del Mundial, miles de personas se congregaron en el Obelisco para reconocer lo hecho por el equipo de Sabella y festejar que después de 24 años otra vez se conseguía un subcampeonato. Pero incidentes entre los propios simpatizantes y la policía empeñaron la alegría.

Todo comenzó cuando, sobre la calle Corrientes, un grupo de alrededor de 15 hinchas subió al techo de uno de los móviles televisivos de TN y arrancó una de las antenas, mientras los periodistas abandonaron el vehículo.

Después, todo empeoró: un grupo de personas lanzó piedras y palos a los efectivos de la Guardia de Infantería que intentaron contener los disturbios. Incluso hubo agresiones entre los propios manifestantes.

Según consignó la agencia AFP, los enfrentamientos dejaron un saldo de ocho policías heridos y 40 detenidos.

Pero los desmanes no terminaron ahí. Los violentos también apedrearon el teatro Broadway, robaron locales linderos e hicieron numerosas barricadas donde prendieron fuego tachos de basura.

Los ataques a sedes bancarias, bares, teatros y otros comercios ubicados en el microcentro proteño se dieron luego de que la Guardia de Infantería despejara la zona del Obelisco, con camiones hidrantes y gases lacrimógenos.

En tanto, la gran mayoría de las personas que se reunieron en el Obelisco, se dispersaron tras el inicio de los incidentes. Familias con niños intentaron refugiarse en restaurantes o ingresar a los halls de los hoteles de la zona para protegerse del efecto de las bombas lacrimógenas.

 

Compartir
Mariano Javier Pepa
Director General - Tec. en Gestión de Medios Masivos de Comunicación - Diseñador Web