El Papa Francisco sigue llamando a los presos de Buenos Aires

franciscoLo reconoció durante un discurso que dictó a los capellanes de las prisiones italianas en el Vaticano.

Cuando era obispo, Bergoglio recorría las cárceles de la Provincia de Buenos Aires y ahora, tras su elección como pontífice, no ha abandonado la práctica de hablar con los presos. Incluso, uno de sus primeros gestos durante la Semana Santa fue acudir a una cárcel de menores para lavar los pies a doce jóvenes encarcelados.

Desde el Vaticano, aseguró que “de vez en cuando” llama a los reclusos: “lo hago para charlar un rato, y me pregunto ¿Por qué él y no yo?, ¿Merezco yo más que él para no estar allí?, ¿Por qué él ha caído y yo no? Es un misterio que me acerca a ellos”.

 Invitó a los capellanes a dialogar con los prisioneros, y acercarles el mensaje de que “no se desanimen, que no se encierren en sí mismos, porque el Señor está cerca de ellos, no se queda fuera de las cárceles, sino que está dentro de sus celdas”.

 “Pueden decir que el Señor está dentro con ellos. Que también él es un preso. Es preso de nuestros egoísmos, de nuestros sistemas, de tantas injusticias”, dijo y añadió: “Porque es más fácil castigar a los más débiles, mientras los peces grandes nadan libremente”.

El Papa también aseguró que reza por los capellanes y por su labor “que no es fácil, que es muy dura y muy importante porque hace visible la cercanía de Cristo a estos hermanos que necesitan esperanza”.

 

Por Melisa Müller